Investigan una red de espionaje ilegal a jueces

La operatoria se habría realizado a partir de la base de datos de Migraciones.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/10/10/investigan-una-red-de-espionaje-ilegal-a-jueces/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-10T10:43:59-03:00">octubre 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-10T10:44:00-03:00">octubre 10, 2019</time></a>

El juez Rodolfo Canicoba Corral investiga un presunta red de espionaje ilegal de la cual habrían sido víctimas jueces, funcionarios, periodistas y dirigentes próximos al papa Francisco. La operatoria se habría llevado a cabo a través de los datos alojados en el sistema de la Dirección Nacional de Migraciones. El objetivo de esta maniobra sería conocer los viajes y gastos de los actores que estaban bajo la lupa.

La causa se encuentra en las manos del fiscal Ramiro González, quien subroga a su par Federico Delgado por estos días. En el expediente, figura un listado de 21 jueces que habrían sido investigados ilícitamente por personas cuyos nombres y verdaderas intenciones no trascendieron. Las víctimas del espionaje abarcan a funcionarios de todos lo estratos del Poder Judicial, desde la Corte Suprema de Justicia hasta las cámaras federales los tribunales orales.

El listado está integrado por los siguientes profesionales de las leyes: Juan Carlos Maqueda, Ana María Figueroa, Martín Irurzun, Mariano Llorens, Rodolfo Canicoba Corral, María Eugenia Capuchetti, Sebastián Casanello, Daniel Rafecas, Luis Rodríguez, María Servini, Marcelo Aguinsky, Javier López Biscayart, Pablo Yadarola Claudio Gutiérrez de la Cárcova, María Gabriela López Iñiguez, Sabrina Namer, Ángel Nardiello, Sergio Paduczak, Javier Ríos, José Martínez Sobrino y Nicolás Toselli.

También habrían sido espiados fiscales federales, funcionarios del Gabinete de Mauricio Macri, legisladores nacionales, ministros de María Eugenia Vidal y la cúpula de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI). Los gobernadores tampoco se habrían salvado de la operatoria ilegal que investiga Canicoba.

Según pudo saber Página 12, el espionaje se habría orquestado a partir de la información que dispone Migraciones. Los datos que maneja la entidad permiten conocer no solo los viajes que ha realizado una persona. También brindan la posibilidad de determinar si emprende gastos que no puede justificar.

Fuentes del citado organismo le revelaron a dicho medio que uno de los objetivos de esta maniobra sería comprar información para realizar extorsiones. Sin embargo, aún no ha podido determinarse si, efectivamente, se ha montado una red de espionaje. La Justicia no puede descartar la hipótesis de que se trate de una sumatoria de consultas sin vínculos entre sí por quienes tienen acceso a las claves de Migraciones.