Editorial de Baby: “Pongámonos de acuerdo en el discurso”

El conductor radial le recriminó a los periodistas que tienen una doble moral, respecto al tema de la misoginia y el consumo de drogas.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/10/11/editorial-de-baby-pongamonos-de-acuerdo-en-el-discurso/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-11T12:42:17-03:00">octubre 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-11T12:53:23-03:00">octubre 11, 2019</time></a>

El periodista Baby Etchecopar, en su editorial matutina, informó que hay una nena de 10 años desaparecida, llamada Abril, e hizo un análisis de la misógina que no se combate, la intrafamiliar, la de la gente humilde, la de los barrios. “¿Cómo puede un periodista mediocre tener en los labios la palabra misoginia cuando a un degenerado del Garrahan, le dieron la prisión domiciliaria y no fue a ninguna cámara a su puerta?, se preguntó.

Péguenme, yo me la banco, hagan lo que quieran si tengo culpa. “¿Pero cómo puede hablar el periodismo de misoginia de un tipo que se ríe de todos?”, volvió a preguntar. En este sentido, recordó una denuncia que le llegó por sus polémicos comentarios acerca de los homosexuales. “Gay es una cosa, otra cosa es un degenerado, eso es un bufarrón”, detalló, haciendo su descargo.

En este punto, también mencionó que dos abogados le dijeron que iba a tener que participar de unas charlas sobre violencia de género para poder tener un panorama completo de estas cuestiones. “Estas pel… que se las hacen a los famosos, porque no hablan de violencia de género con el médico del Garrahan, que ya nadie recuerda”, determinó.

“Hay que ponerse de acuerdo, con el discurso que tenés en frente de la cámara y el que tenés fuera de las cámaras. Por ejemplo, detrás de cámara te dicen… qué cu… tiene, viste las te…, la parto como un queso si la agarro… y delante de la cámara te dicen contamos con la presencia de Anita Macarroni…”, describió, dando a entender que hay mucha hipocresía en los medios de comunicación.

“Si están adentro del baño del canal tomando merca… No yo, o vendés merca a los compañeros y después decís, qué barbaridad, murió por sobredosis. Chicos, la droga mata y venís con el morro blanco. Pongámonos de acuerdo en el discurso”, les recriminó a los agentes de prensa. “Me da vergüenza ajena, lo voy a repetir toda la vida”, concluyó.