Furia en la Corte Suprema por el espionaje ilegal: “Es un mensaje mafioso”

El exjuez Carlos Rozanski y el senador Marcelo Fuentes se refirieron a la polémica investigada por Canicoba Corral.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/10/12/furia-en-la-corte-suprema-por-el-espionaje-ilegal-es-un-mensaje-mafioso/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-12T08:32:55-03:00">octubre 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-12T08:32:56-03:00">octubre 12, 2019</time></a>

Tras el avance de la causa de espionaje ilegal a los jueces de parte del Gobierno, en la Corte Suprema los involucrados reaccionaron con furia. Además, el llamada que realizó el ministro de Justicia, Germán Garavano, mostrándose solidario con los afectados, no cayó bien y fue tildado, por algunos, como una “amenaza”. Según informó el juez Rodolfo Canicoba Corral, habría un total de 22 magistrados espiados por el Ejecutivo.

A mi entender esto es una operación de inteligencia. Es parte del disciplinamiento de gente que se va”, expuso el exjuez Carlos Rozanski, en diálogo con el programa Minuto Uno de C5N. Además, analizó lo realizado por el funcionario líder de la cartera de Justicia: “Es un mensaje mafioso. Estudiemos el mensaje que da Germán Garavano, llamando por teléfono a cada uno de los espiados, expresando la solidaridad del presidente”.

Por otro lado, el senador Marcelo Fuentes, que algunos sospechan podría haber sido espiado también, remarcó que “hemos asistido a confesiones públicas de existencia de organizaciones donde se vinculan funcionarios judiciales, medios periodísticos, inteligencia. Cuando se los convocó a Arribas y Majdalani reconocieron que altos funcionarios visitaron al juez Carzoglio“.

“Hay una situación previa, desde la vuelta de la democracia, o existe una persecución encarnizada como el que hemos estado viviendo. Armado de causas, extorsiones. Es el ADN de este gobierno”, añadió y estableció que ‘si uno mira la lista de quienes fueron espiados ponen a la misma altura a Maqueda y a Martinez Sobrino, acusado por delitos de lesa humanidad”. “El congreso tiene que funcionar. El congreso no funciona a través de un pacto entre el gobierno y Miguel Pichetto“, denunció también.

Por último, aseguró que “hay una alianza electoral que implesiona. Lo primero es que en un gobierno de transición son necesarios los ámbitos de discusión”. Según confirmó el periodista Juan Amorín, desde el Gobierno se realizaron múltiples consultas desde la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y del Ministerio de Seguridad, que comanda Patricia Bullrich. Se sospecha que no solo los jueces fueron espiados sino también dirigentes de la oposición.