El debate gestual: lo que dijeron los cuerpos de Alberto Fernández y Mauricio Macri

Hugo Lescano, director del Laboratorio de investigación no verbal, analizó minuciosamente los gestos de los candidatos.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/10/21/el-debate-gestual-lo-que-dijeron-los-cuerpos-de-alberto-fernandez-y-mauricio-macri/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-21T11:33:13-03:00">octubre 21, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-21T11:40:02-03:00">octubre 21, 2019</time></a>

El director del laboratorio de investigación no verbal, Hugo Lescano, estuvo en el programa radial ‘Mañana Sylvestre’ para analizar cuáles fueron los significados de los gestos de cada uno de los candidatos a presidente que debatieron en la Universidad Nacional de Buenos Aires, a pocos días de las elecciones. “Ayer fue un debate que tuvo algunas particularidades en relación al debate anterior, siempre decimos que hay dos debates, uno es el que expresan las palabras y otro es el que expresa el cuerpo, en algunas circunstancias el cuerpo puede contradecir a las palabras y en otra puede haber una concordancia, hubo de todo ayer, hubo miedo, angustia, incomodidad, desprecio, enojo, tensión”, planteó en la introducción de su análisis.

En los casos de Mauricio Macri y Alberto Fernández, Lescano destacó que “hubo un contrapunto interesante a diferencia del debate anterior, en este debate se vio un desafío permanente en lo comunicacional”. Para dar más detalles, explicó que en el actual presidente de la Nación hubo dos emociones preponderantes que fueron el enojo y la angustia. “La angustia se manifestó seis veces a lo largo del debate, eso se puede ver luego en cámara lenta como hay una seria de movimientos musculares que combinados expresan la angustia facial. Y hubo momentos de enojos de parte del presidente, la perla de toda su intervención, fue en un momento en que habló de Seguridad”, manifestó.

“Él hizo un emblema comunicacional que se hace con la mano, muy difícil de hacerlo porque se hace de manera involuntaria. En la gestualidad lo que hizo el presidente fue ocultar el dedo pulgar, si intentan colocar la palma de la mano mirando hacia ustedes y mover la mano ocultando el pulgar detrás de la mano para que no lo vea el interlocutor, van a ver que no es fácil hacer eso, sin embargo, se lo vio hacerlo y justo cuando habló del tema de seguridad, esto significa ‘ocultamiento de la información’, cuando ocultamos el dedo pulgar, se hace de manera sutil e involuntaria porque estamos ocultando información respecto de un tema específico”, puntualizó el especialista.

En este mismo sentido, determinó que hubo enojo contenido en los gestos del candidato del Frente Juntos por el Cambio. “Al final del cierre habló de la agresividad de Alberto, y quiso diferenciarse con un esquema al estilo Durán Barba, proponiéndose como el candidato del diálogo, el consenso, pero su cuerpo lo engañó, lo traicionó y, en el momento del cierre, cierra el puño y da un pequeño golpe sobre la tarima, que es un golpe involuntario, pero que de una manera expresa la ira contenida, es una de las siete emociones básicas”, le comentó a Sylvestre.

En cuanto a la gestualidad de Alberto Fernández, el candidato del Frente de Todos, Lescano sostuvo que “tiene una gran experiencia en la docencia, justamente en esa misma facultad es desplegó una de sus armas más poderosas en la comunicación que es su paralenguaje, los ritmos, las pausas, el tono de la voz, esa carencia de la voz que tiene cuando hace una reflexión, tuvo una eficacia cronometrada en sus intervenciones”. Sin embargo, tuvo un traspié: “Fue muy prolijo durante todo su debate y hubo un solo momento en donde hubo un fuera de foco – se desconcentró- que fue el momento más tenso del debate para mí, cuando se habló de corrupción, en poquitos segundos hizo varios anclajes, se toca la oreja, toca el micrófono, se repuso rápidamente del momento”.

Finalmente, argumentó que “en el debate anterior él con su dedo índice hizo gestos de señalamiento al presidente, pero agregó ahora dos gestos más, un gesto en dos oportunidades, con su dedo pulgar hizo el gesto señalando al presidente del costado como cuando hacemos dedo, ese fue el gesto, es un gesto de complicidad y empatía con el interlocutor, cuando decimos fijáte a fulano de tal y hacemos el gesto con el dedo pulgar hacia el costado -lo utilizó en dos oportunidades- es una manera peyorativa de señalar un interlocutor o alguien del grupo en el que no confiamos, y compartimos esa desconfianza con la gente que nos está mirando”, concluyó Lescano en una minuciosa e interesante descripción del lenguaje no verbal de los principales candidatos a ganar las elecciones del 27 de octubre.