Nuevo fallo judicial favorable para Cristina Kirchner: falta de mérito en la causa por el Gas Licuado

La expresidente no será procesada por esta causa ni por la de coimas en corredores viales.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/10/29/nuevo-fallo-judicial-favorable-para-cristina-kirchner-falta-de-merito-en-la-causa-por-el-gas-licuado/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-29T15:51:08-03:00">octubre 29, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-29T15:56:48-03:00">octubre 29, 2019</time></a>

La jornada de este martes fue bastante movido en cuanto a noticias judiciales relacionadas a la expresidente Cristina Fernández. A la revocación del procesamiento en la causa de las coimas en corredores viales, ahora se le agregó que quedó a salvo de los delitos de asociación ilícita y defraudación por presuntos sobreprecios en la causa Gas Licuado.

Sucede que la Cámara Federal revocó el procesamiento y dictó la falta de mérito de la exmandataria. De igual manera, la Sala I confirmó el procesamiento para el exministro de Planificación Julio De Vido, Roberto Baratta, el extitular de Enarsa, Ezequiel Espinosa y los empresarios José Roberto Dromi y Roberto Nicolás Dromi.

La causa de GNL inició y tuvo una significación importante para que el juez Claudio Bonadio y el Fiscal Carlos Stornelli se quedaran con el caso de los cuadernos de Oscar Centeno cuando el periodista Diego Cabot se presentó con las anotaciones que fueron a parar a sus manos. Cabe destacar que aquel procesamiento inicial había sido revocado y el perito David Cohen fue procesado por falso testimonio.

Además, en ese mismo expediente declaró el falso abogado Marcelo D’Alessio, aportando más pruebas sobre los sobreprecios, algo que no fue tomado en cuenta por Bonadio a la hora de procesar a Cristina Fernández. Esto se decidió que así fuera luego de que D’Alessio fuera investigado en Dolores por una red de espionaje ilegal.

Para aclarar, la Sala I de la Cámara Federal desglosó las maniobras en dos etapas que consideró destacadas, una entre el 2008 y 2013, cuando los servicios marítimos de remolque, practicaje y otros fueron contratados por las empresas proveedoras pero abonados por ENARSA. Por otro, la contratación de cargamentos GNL (entre 2013 y 2015) “deben conducir a descartar la existencia de sobreprecios en esos contratos“.