La causa Gas Licuado suma inconvenientes para Stornelli y Bonadio

Se revocó el procesamiento de Cristina Fernández de Kirchner.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/10/30/la-causa-gas-licuado-suma-inconvenientes-para-cambiemos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-30T20:49:46-03:00">octubre 30, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-30T21:20:50-03:00">octubre 30, 2019</time></a>

La Sala I de la Cámara Federal revocó el procesamiento y dictó la falta de mérito de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. La senadora Nacional por la provincia de Buenos Aires estaba imputada por asociación ilícita y defraudación por presuntos sobreprecios en la causa Gas Natural Licuado. Hasta el momento, la ex mandataria no se refirió al respecto.

La Sala I, integrada por los magistrados Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, confirmó el procesamiento para el exministro de Planificación Julio De Vido, Roberto Baratta, el ex titular de Enarsa, Ezequiel Espinosa y los empresarios José Roberto Dromi y Roberto Nicolás Dromi. La medida se dio a conocer en el día de ayer, pero la causa, que fue impulsado por Claudio Bonadio y Carlos Stornelli, sigue su curso.

Para los jueces Bruglia y Bertuzzi, “no hay pruebas que determinen que Cristina Fernández de Kirchner haya participado en las supuestas maniobras de corrupción en la compra del fluido ocurrieron en la causa de los cuadernos de la corrupción. Esta disposición de los magistrados permitiría a la defensa de la Senadora reclamar porque la causa deberían haberla enviado a sorteo y no que Bonadio y Stornelli “se la hayan quedado“.

“La atribución del delito de asociación ilícita, enlazada materialmente con los hechos calificados alternativamente como defraudación o cohecho, no encuentra aquí su lugar (…)”, continúa la resolución de los jueces y que replicó Página | 12. En esta causa no se registró un método recaudatorio de coimas en la importación de Gas, como ocurrió en la ‘de los cuadernos‘.

Bruglia y Bertuzzi resaltaron que se determinó que no hubo sobreprecios entre los años 2013 y 2015. Entre 2008 y 2011, cuando era Enarsa la encargada de la operatoria, los jueces afirman que sí se pagaron cifras perjudiciales, pero tampoco constatan sobreprecios. Entre 2008 y 2009 una mala administración que perjudicó al Estado, por lo que, se ordena el rol de Repsol, quien era la dueña de YPF.