Invasión de ratas en la zona cordillerana: cerraron balnearios y espacios turístico en la Patagonia

Crece la preocupación por un nuevo brote del hantavirus.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/11/17/invasion-de-ratas-en-la-zona-cordillerana-cerraron-balnearios-y-espacios-turistico-en-la-patagonia/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-17T11:52:37-03:00">noviembre 17, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-17T11:52:39-03:00">noviembre 17, 2019</time></a>

La zona cordillerana patagónica, especialmente en el sur de la provincia de Neuquén, sufrió una invasión de ratas y como prevención de la transmisión de enfermedades zoonóticas, las autoridades provinciales y del Parque Nacional Nahuel Huapi determinaron cerrar balnearios y espacios públicos. Resurgió la preocupación por el hantavirus.

La plaga de roedores estaba prevista desde hace meses en el territorio ante la abundancia de alimento producido por la floración masiva de la caña de colihue, una graminea arbustiva perenne que surge desde el norte de Neuquén hasta el sur del Chubut. Las ratas se alimentan de las semillas de esta planta y se reproducieron notablemente ante su copiosidad.

Con la preocupación de que pueda extenderse una nuevo contagio de hantavirus, que provocó la muerte de 11 personas a principio de año, y ante la aparición de decenas de roedores ahogados en las aguas, desde el Parque Nacional Nahuel Huapi decidieron cerrar a partir del viernes el paso a algunos de los principales lagos y balnearios ubicados al suroeste de Neuquén.

Así, quedaron restringidos al paso las áreas de acceso público del Lago Espejo, la cabaña Piuken, los cerros La Mona y Campana, Perilagoel Camino Viejo de Villa Correntoso a Cruce 7 Lagos y los senderos a Laguna Sofía, Lago Gallardo, Cerro Dormilón, Cerro Colorado, Última Esperanza, Coihue el Abuelo, Lago Totoral y Laguna Aroncohue.

Entre las medidas preventivas está no usar fuego, acampar en lugares habilitados y alejados de posibles refugios de roedores, como pilas de leña, matorrales, inmediaciones de basura, matas de rosa mosqueta u otros arbustos muy tupidos. Mientras tanto, ya comenzaron las tareas de contención, utilizando trampas y construcción de zanjas.