Marcha atrás con la nueva ley de residentes: el Gobierno porteño se comprometió a derogar el proyecto

Foto: Twitter Mariano Recalde.

Las autoridades propusieron trabajar en un nuevo proyecto junto a los propios médicos.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2019/12/04/marcha-atras-con-la-nueva-ley-de-residentes-el-gobierno-porteno-se-comprometio-a-derogar-el-proyecyo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-12-04T18:06:50-03:00">diciembre 4, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-12-04T18:12:37-03:00">diciembre 4, 2019</time></a>

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se comprometió este miércoles a derogar la ley de residentes y concurrentes que había sido aprobada la semana pasada, y a impulsar una normativa consensuada con los propios médicos. Desde el viernes los médicos permanecen en paro y estado de asamblea, pidiendo la derogación del proyecto aprobado en la Legislatura porteña.

Tras varios días de protestas, los médicos y concurrentes lograron que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, encabezado por Horacio Rodríguez Larreta, diera marcha atrás con la ley de residentes y concurrentes. La decisión fue comunicada luego de una reunión que mantuvieron los voceros de los manifestantes, con las autoridades del Gobierno porteño.

Desde la Asociación de Médicos Municipales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (AMM) había denunciado que la ley “encubre una disminución de derechos adquiridos”. En ese marco, un grupo de residentes y concurrentes permanecen de paro desde el viernes de la semana pasada, luego que la Legislatura aprobara la ley que regula la actividad de los profesionales.

“El Gobierno de la Ciudad a través de su secretario general nos propuso derogar esta ley y se comprometió a desarrollar una nueva ley con nosotros”, comentó una de las médicas residentes que participaron de la reunión, en declaraciones a TN. No obstante, señaló que la propuesta será evaluada entre los médicos para ver si aceptan o rechazan la iniciativa.

En un petitorio que fue entregado a las autoridades, los residentes y concurrentes señalaban que la ley derogada “legaliza jornadas laborales de hasta 64 horas” y mantiene el “trabajo gratuito” de miles de concurrentes. Además cuestiona que no se los reconoce como “trabajadores profesionales de la salud”, entre otras irregularidades denunciadas.