Protocolo ILE: los principales puntos de la norma

La medida establece el procedimiento para el cumplimiento del derecho al aborto no punible.

El Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), fue publicado hoy en el Boletín Oficial por el Ministerio de Salud del Gobierno de Alberto Fernández. El documento, que fue derogado por la administración anterior, establece el procedimiento para el cumplimiento del derecho al aborto no punible, que fue consagrado en el Código Penal desde 1921.

De este modo, los principales puntos del documento que fue modificado por esta gestión, destacan el rol del profesional, siendo los que brinden información y orientación a las personas que desean acceder a este protocolo. Asimismo, la solicitante debe firmar un consentimiento informado en donde la manifieste haber recibido información y decidido en forma autónoma, conociendo todos los riesgos.

En casos de que el embarazo haya sido originado por una violación, se debe realizar una declaración jurada en la que la paciente exprese haber sido víctima de un hecho de ese tipo, pero no es necesario que presente una denuncia policial o judicial. De este modo, la historia clínica debe contener el detalle de todos los pasos realizados durante el proceso de atención, así como también la documentación requerida para la ILE.

Según establece la nueva norma aprobada por el ministro Ginés González García, para realizar la interrupción del embarazo, se establece el tratamiento medicamentoso con misoprostol, la cual está incluida la provisión y las indicaciones de uso o la AMEU, aspiración manual endouterina, de acuerdo a lo que evalúe el médico en cada caso en particular. Así, puede ser un tratamiento ambulatorio o con internación.

En tanto, la resolución comunicada hoy prevé que un profesional de la salud tiene derecho a ejercer la objeción de conciencia, pero haberlo declarado y notificado previamente a las autoridades pertinentes. Sin embargo, la resolución aclara que no podrá ejercerse esta opción si no existiera un profesional disponible para la realizar la práctica y deba realizarse de forma urgente.

En este sentido, establecen que la objeción de conciencia es individual, por lo que los servicios de salud deben garantizar las prácticas de ILE. Así, al obtener el alta tras la internación o luego de recibir las indicaciones de cómo utilizar los medicamentos, los médicos deben explicarle a la persona las consecuencias, como posibles hemorragias y dolores. También deberán brindarle los consejos sobre higiene y cuidados.

Compartir en: