Jorge Asís: “El riesgo de default es grandísimo”

El intelectual opinó sobre la situación que atraviesa Argentina y advirtió que las negociaciones con el FMI y los bonistas están complicadas.

En la noche del miércoles, el escritor Jorge Asís estuvo presente en el piso de Animales Sueltos. Durante la transmisión del programa que conduce Luis Novaresio, el artista se refirió a la situación social y política que vive el país. Hizo especial hincapié en la irrupción del coronavirus en el país y el impacto que tuvo el COVID-19 en la gestión de Alberto Fernández.

En primer lugar, Asís remarcó: “El coronavirus le vino políticamente bien porque te da una agenda que justifica tu mal momento”. Desde su perspectiva, el Gobierno podría utilizar la pandemia de coronavirus para estructurar su gestión y darle más consistencia. El problema de la deuda externa está lejos de solucionarse y los acreedores privados presionan sobre la economía.

A su vez, el intelectual agregó: “El gobierno estaba parado y la cuestión con la deuda estaba trabada. El gobierno no arrancaba”. Asís también remarcó que en un contexto político muy complejo el coronavirus es un alivio de cara al 2020: “No hay conducción. No termina de tener una agenda propia. Esto le permite un poco de respiración”.

Por otro lado, también comparó la performance de Alberto Fernández con la presidencia de Mauricio Macri. Sobre este punto remarcó: “Los gobiernos se parecen mucho más de lo que uno cree”. El escritor observar ciertas similitudes en la conducción política: “Alberto Fernández estaba sin agenda con un gobierno que se descascaraba, sin agenda, sin arranque. Sostenido por el efecto comparativo que era de la forma en que se sostenía Macri”.

¿Jorge Asís adelantó el default?

Finalmente, Asís adelantó importantes detalles sobre la reestructuración de la deuda externa que encabeza el oficialismo: “El tema de la deuda viene mal. Venía mal y ahora está un poco peor. El plan B es el default”. Por último, el intelectual cuestionó la preparación de Guzmán como funcionario: “El ministro aprende a ser ministro en las reuniones. El riesgo de default es grandísimo. Casi hay una resignación. No hay con qué pagar”, sentenció.

Compartir en: