Alberto Fernández

Coronavirus: se extreman los controles de acceso a la provincia de Buenos Aires

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, brindó detalles de las medidas de contención y fue inflexible con los que no acaten la cuarentena.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2020/03/25/coronavirus-se-extreman-los-controles-de-acceso-a-la-provincia-de-buenos-aires/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-25T11:58:04-03:00">marzo 25, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-25T11:59:36-03:00">marzo 25, 2020</time></a>

El presidente Alberto Fernández acordó con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y con diversos intendentes extremar medidas de control de accesos para contener la propagación del coronavirus. “Hemos acordado ayer que van a custodiar la subida de todas las autopistas de acceso a la capital”, detalló el mandatario en A24.

“Arriba de las autopistas, la Gendarmería y la Policía Federal se va a ocupar. Y adentro de Buenos Aires se está ocupando la Policía de la Ciudad de Buenos Aires. Todo está organizado. Hay que tener en cuenta que ahí van a entrar 122 mil personas, que trabajan en Salud, en Seguridad en la Ciudad de Buenos Aires y alrededores”, informó el presidente de la Nación Argentina.

El Gobierno Nacional busca limitar los accesos para evitar la propagación del coronavirus. El número de contagios está aumentando y la Presidencia, junto con la Gobernación de Buenos Aires intenta frenar la curva ascendente de enfermos. En este sentido, Alberto Fernández describió:” Van a entrar alrededor de 100 mil personas más, que trabajan en la alimentación, en supermercados, en farmacias, en algunos negocios de cercanía, en estaciones de servicio. Todo eso hace un total de alrededor de 230 mil personas que se mueven”.

La advertencia de Alberto Fernández

El presidente, además, resaltó que la cifra total de personas que tienen acceso a la provincia y a la ciudad de Buenos Aires comparado con el tránsito en un día normal. “No es nada, si tenés en cuenta que en la ciudad entran diariamente, alrededor de 9 millones de personas”, explicó. Estas medidas de restricción tienen el único objetivo de contener la propagación del COVID-19, que por el momento se llevó la vida de 8 argentinos.

Por último, planteó que “es posible que entre las personas que se muevan haya gente que no esté autorizada”. Ante esta posibilidad, el presidente de la República Argentina fue claro: “Yo le aviso a esa gente que adonde los encontremos, los detenemos y les vamos a sacar los autos, porque son unos inconscientes y lo que no entra con la razón va a entrar con la fuerza. Yo quiero que todos me sigan ayudando, nos sigan ayudando. Es un esfuerzo muy grande que estamos haciendo todos”.