Sergio Palazzo aseguró que “la cadena de pagos no debería romperse” y que la carga de cajeros automáticos es “permanente”

Fuente: TW Sergio Palazzo

El secretario general de la Asociación Bancaria apoyó la medida de mantener las sucursales cerradas.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2020/03/25/sergio-palazzo-aseguro-que-la-cadena-de-pagos-no-deberia-romperse-y-que-la-carga-de-cajeros-automaticos-es-permanente/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-25T12:39:46-03:00">marzo 25, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-25T12:58:56-03:00">marzo 25, 2020</time></a>

El secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, aseguró hoy que sería “insensata” la apertura de bancos para la atención de jubilados. En medio del aislamiento obligatorio, aclaró que la “cadena de pagos no debería romperse”, porque la carga de cajeros automáticos es “permanente”. De esta manera, remarcó la medida de mantener las sucursales cerradas.

En declaraciones radiales, según la Agencia NA, destacó el funcionamiento pleno de la banca electrónica para realizar los distintos trámites bancarios. Así, el dirigente de la Bancaria dijo que “la cadena de pagos no debería romperse y se deberían mantenerse las sucursales cerradas”. Asimismo, manifestó que “sería una insensatez mandar a la calle a 7 millones de jubilados”.

De este modo, calificó el acto como “tirar por la borda el gran esfuerzo del presidente Alberto Fernández y todos los argentinos”. En esta línea, explicó que “hay mecanismos para retirar (la jubilación) por cajero. Y, en caso de que no tengan (tarjeta de débito,) el banco se la manda al domicilio”.

Además, en el marco de la cuarentena obligatoria dispuesta por el Gobierno, confirmó que el fin de semana largo “hubo problemas lógicos” de falta de dinero. Sin embargo, indicó que “los días hábiles se cargan permanentemente”. Palazzo advirtió que “puede haber inconvenientes si va demasiada gente en un día”. Pero, en relación a esto, recordó que el Banco Central y el Nación “extendieron el retiro a $30.000. Así la gente no debería ir tan asiduamente al cajero”.

En este contexto, el Gobierno suspendió hoy formalmente la prohibición de inhibir cuentas corrientes, incluso ante la existencia de cheques rechazados. La medida será aplicada de forma urgente, según consta en un DNU publicado en el Boletín Oficial. El Ejecutivo determinó que estará en vigencia al menos hasta el 30 de abril, según lo requiera la emergencia por el coronavirus.