Alberto Fernández

En una reunión con líderes del G20, Alberto Fernández convocó a crear un Fondo de Emergencia Humanitaria

Alberto Fernández.

El encuentro fue por videoconferencia y buscan combatir la pandemia de coronavirus.
<a href="https://elintransigente.com/politica/2020/03/26/en-una-reunion-con-lideres-del-g20-alberto-fernandez-convoco-a-crear-un-fondo-de-emergencia-humanitaria/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-26T11:37:36-03:00">marzo 26, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-26T11:41:58-03:00">marzo 26, 2020</time></a>

El presidente Alberto Fernández convocó esta mañana a los líderes de las veinte principales economías del mundo a suscribir “un gran Pacto de Solidaridad Global”. En medio del avance del coronavirus en el mundo, los llamó a crear “un Fondo Mundial de Emergencia Humanitaria” para combatir la pandemia. Esto fue en una reunión que el mandatario tuvo mediante videoconferencia con sus pares que integran el G20.

“La urgencia que marcan las muertes, nos obliga a crear un Fondo Mundial de Emergencia Humanitaria que sirva para enfrentar, mejor equipados de insumos, el contexto que vivimos”, explicó Alberto Fernández. “Enfrentamos el dilema de preservar la economía o la salud de nuestra gente. Nosotros no dudamos en proteger integralmente la vida de los nuestros”, enfatizó.

De esta manera, Fernández señaló que “el tiempo de los codiciosos ha llegado a su fin. Como enseña el papa Francisco, tenemos que abrir nuestros ojos y nuestros corazones para actuar con una nueva sensibilidad”. Asimismo, en la reunión se abordaron cuestiones vinculadas al impacto en la salud, la economía, el comercio y la cooperación internacional.

Acompañaron al mandatario el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; los ministros de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Felipe Solá; y Economía, Martín Guzmán. Y los secretarios General de la Presidencia, Julio Vitobello y de Asuntos Estratégicos Gustavo Béliz. En este contexto, el Presidente advirtió que “no debemos paralizarnos ni temer. Mucho menos podemos resignarnos”.

Además, planteó que “no hay lugar para demagogias ni improvisaciones. Enfrentamos el falso dilema de preservar la economía o la salud de nuestra gente”. De este modo, celebró que “el FMI y el Banco Mundial adviertan el ocaso del presente. Y que reconozcan lo insostenible de las deudas que soportamos los países más postergados”. En esta línea, destacó que “debemos desafiar este presente con el mismo coraje que tuvo este G-20, cuando asumió el daño causado por los paraísos fiscales, por el endeudamiento voraz y por la concentración de la riqueza”.