Esta noche se producirá un nuevo cacerolazo

Será para manifestarse en contra de las prisiones domiciliarias.

Las repercusiones continúan en torno del envío de cientos de de presos a sus casas. En ese marco, a las 20 horas de este jueves, tendrá lugar un nuevo cacerolazo para manifestarse en contra de las prisiones domiciliarias decididas por la Justicia. El reclamo será generalizado a nivel nacional y fue motorizada desde las redes sociales, lugar virtual desde donde nació la convocatoria en las últimas horas.

De hecho, la adhesión al reclamo contra las excarcelaciones se produjo principalmente a través de Facebook, Twitter y Whatsapp. Además, sumó el apoyo de familiares de víctimas de delitos graves, pero también contó con el visto bueno de referentes del feminismo. Cabe destacar que esta agrupación se opuso desde un primer momento a la liberación de aquellos que están acusados por delitos sexuales.

Pero también, el descontento llegó hasta los propios dirigentes políticos, no solo opositores, sino también del propio oficialismo. Cabe mención que, si bien es cierto que la convocatoria al cacerolazo está prevista para esta noche, ayer ya se pudo escuchar este tipo de manifestación en barrios de la Ciudad de Buenos Aires, Rosario y Córdoba. Además, en la conocida plataforma virtual de change.org, nació una iniciativa.

La oposición de referentes de derechos humanos

El objetivo es solicitarle al Poder Judicial que dé marcha a la idea de liberar reclusos. En esa línea, la petición superó las 470 mil firmas en apenas un par de días. El repudio también se hizo eco en algunos defensores de derechos humanos, como la propia referente de Abuelas de Plaza de Mayo, Nora Cortiñas. Caber ecordar que el beneficio de prisiones domiciliarias fue otorgado para algunos represores.

“Que les den lavandina y limpien su calabozo. Si los tienen bien aislados no tienen por qué bajarles la condena”, sostuvo la dirigente acerca de la prisión domiciliaria brindada a Carlos Capdevila. Se trata de un médico que trabajó de partero en el centro clandestino de detención que funcionó en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), durante la última dictadura militar que tuvo lugar en 1976.

Compartir en: