Jonatan Viale envió un duro mensaje al Gobierno: "Díganles a sus amigos que no se nos c… de la risa en la cara"

El periodista político se refirió a quienes rompieron la cuarentena en los últimos días.

A horas de que tenga inicio la regresión al comienzo de la cuarentena más dura en el AMBA, las repercusiones continúan. En ese marco, el periodista, Jonatan Viale, se refirió a los políticos y gente cercana al poder que rompieron la cuarentena en los últimos días y envió un duro mensaje al Gobierno. “Díganles a sus amigos que no se nos caguen de la risa en la cara”, manifestó en su editorial de hoy.

“Objetivamente es un momento complicado. En este contexto, el Estado asumió un rol paternalista, omnipotente. Nos avisa que está dispuesto a usar el monopolio legítimo de la fuerza sino cumplimos con la cuarentena. Vigilar y castigar. Ante esta situación la mayoría de la gente, esté o no enojada, angustiada o satisfecha, cumple porque la Ley está hecha para ser cumplida”, analizó Jonatan Viale.

Sin embargo, agregó que “el problema es que asoma en el horizonte un montón de gente poderosa que se nos ríe en la cara mientras nosotros hacemos un esfuerzo descomunal. Te voy a mostrar al verdadero equipo de los anti-cuarentena: Rudy Ulloa; Cristobal López; Marcelo Tinelli; Verónica Ojeda; y Fernando Lauría. Al parecer hay una cuarentena estricta, rígida, inflexible y severa para mí, pero hay una cuarentena VIP para algunos políticos y amigos del poder”.

“De manera que se producen dos problemas, el primer es la violación de la Ley en sí misma, el segundo es el efecto dominó que esto conlleva”, explicó. Asimismo, añadió que “mientras tanto, la gente está hace 103 días sin amigos, familia, abrazos, comercios, proyectos, clases, trabajo, libertad e ingresos. Por eso, si nos van a quitar todo esto por tiempo indeterminado por lo menos díganles a sus amigos que no se nos caguen de la risa en la cara”.

Conclusión

Para finalizar, comentó que “es muy importante que vos, el Gobierno, la oposición, el periodismo y los empresarios entiendan que se reseteó el país y que estamos yendo de frente a chocarnos con otro 2001 en términos sociales, hacia la destrucción del poco tejido social que nos quedaba. Me parece que no es momento de tirar piedras, de agitar fantasmas o de pensar en expropiaciones,; porque el umbral de paciencia de la gente está bajando en sintonía con los números de la economía”.

Compartir en: