Declararon culpable al médico de Río Negro que se negó a realizar un aborto no punible

La pena podría ser de hasta dos años de prisión en suspenso con inhabilitación para ejercer la medicina.

Leandro Rodríguez Lastra, el ginecólogo que se negó a practicarle un aborto a una joven de 19 años víctima de una violación en Río Negro, fue declarado culpable del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público. Si bien por el momento no se conoce la pena a la que se enfrenta, se estima que podría ser de hasta dos años de prisión en suspenso e inhabilitación para ejercer la medicina.

“Sigo convencido de mi inocencia”, declaró ante la prensa al finalizar la audiencia. El profesional de la salud que podría perder su licencia está acusado de obstruir un aborto no punible y no haber cumplido con sus deberes. El hecho ocurrió en abril del 2017, cuando desde otro centro de salud derivaron a una joven con un embarazo no deseado a la guardia del hospital Pedro Moguillansky de la ciudad de Cipoletti, Río Negro.

La joven presentaba un cuadro con fuertes dolores tras haber ingerido una droga abortiva proporcionada por una ONG. En el hospital se constató que llevaba 22 semanas y media de gestación y, de acuerdo a lo que dijo al ingresar, se trataba de un embarazo producto de una violación intrafamiliar. Rodríguez Lastra fue el encargado de atenderla y, al observar su caso, se negó a practicarle un aborto al argumentar que había riesgo para la madre y el feto en gestación.

Finalmente el embarazo continuó, el bebé nació y fue dado en adopción. Al hacerse público el caso, la diputada provincial Marta Milesi, médica pediatra y autora de la ley N° 4796 de aborto no punible en la provincia de Río Negro, tomó medidas penales y denunció al profesional de la salud por “incumplimiento de deberes de funcionario público”, delito penado en el Artículo 248 del Código Penal, por no haber acatado el Protocolo de aborto no punible en casos de abuso.

Después de dos años, la causa contra  el tocoginecólogo de 42 años, llegó a juicio y este martes se conoció el veredicto del tribunal unipersonal integrado por el juez Alvaro Meynet. En la primera audiencia, Rodriguez Lastra declaró que se negó a llevar adelante la práctica “para evitar que el cuadro se complique”. “Más allá de la semana 20 ya ni siquiera se puede hablar de aborto. Para interrumpir un embarazo tan avanzado hay que matar al bebé en el útero antes de sacarlo”, señaló el ginecólogo en una entrevista con Infobae.

Sin embargo, la fiscal Annabela Camporesi había solicitado que el ginecólogo sea declarado culpable ya que no respetó el deseo de una víctima de violación de interrumpir el embarazo, que le suministró sin su consentimiento medicación para detener las contracciones producidas por el misoprostol y que “puso trabas en un proceso ya iniciado”. Según confirmó la víctima, hoy de 21 años, al encontrarse en el hospital exigió poder acceder a un aborto legal para interrumpir su embarazo.

Por el otro lado, la defensa del médico, a cargo del abogado Damián Torres, indicó que la responsabilidad fue de las médicas que atendieron a la víctima en el Hospital de Fernández Oro, donde tampoco le realizaron la práctica, y la derivaron a otro centro. Además, explicaron que los antibióticos suministrados fueron para tratar la fiebre y el proceso infeccioso con el cual ingresó al hospital de Cipolletti.

Compartir en: