Perros: 10 curiosidades que no tenías idea sobre ellos

Desde la inteligencia hasta los sentimientos, datos pocos conocidos
<a href="https://elintransigente.com/sociedad/2019/07/11/perros-10-curiosidades-que-no-tenias-idea-sobre-ellos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-11T14:00:32-03:00">julio 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-11T14:34:39-03:00">julio 11, 2019</time></a>

Ellos son los mejores amigos del ser humano. Por donde vamos o estamos, siempre nos acompañan. Por lejos, son mascotas que están en la mayoría de las familias, sin embargo, hay muchas cosas que desconocemos sobre los canes. Algunos ejemplos son las siguientes 10 curiosidades que no sabemos sobre su comportamiento, su cerebro, sus costumbres y sus reacciones.

1-Inteligencia

Los perros comprenden aproximadamente 250 palabras o gestos, es decir, la inteligencia muy similar a la de un niño de 2 años. Por eso, es tan común que perros y niños pequeños expresen una gran relación.

2-Audición

Los perros tienen muy desarrollado el sentido del oído, y esto tiene que ver con las frecuencias de los sonidos y de cómo el cerebro de ellos responde. Por eso, son capaces de captar sonidos tan ‘bajos’ que nosotros somos incapaces de detectar.

3-Edad física

Si bien esto depende de cada raza, en general, los perros grandes envejecen más rápido que los pequeños.

4-Beber agua

Los perros suelen doblar la punta de la lengua para poder así elevar el agua en vertical hasta la boca.

5-Glándulas sudoríparas

Los perros tienen glándulas sudoríparas entre las almohadillas de las patas. Por esa razón es que muchas veces al caminar dejan rastros húmedos en el piso, sobre todo en épocas de altas temperaturas.

6-Recuerdo

Nuestras mascotas, con el tiempo, entre rutinas y hábitos, logran descifrar cuándo es la hora del paseo diario, de comer o hacer necesidades. Incluso, hay estudios que demuestran que los perros actúan de forma diferente cuando sus dueños se ausentan por períodos de tiempo distintos a los habituales.

7-Sentimientos

Los perros pueden detectar cambios sutiles en nuestro olor, lo que les ayuda a comprender cómo nos sentimos. Si bien no está comprobado, es muy evidente cuando nuestra mascota se pega demasiado a un integrante particular de la familia: sí, la mujer embarazada.

8-Oscuridad

Los ojos no tienen nada que ver en este caso. Pero sí una parte de su cabeza, porque gracias a sus bigotes pueden detectar cambios sutiles en las corrientes de aire, lo que les da información sobre el tamaño, la forma y la velocidad de las cosas cercanas. Por ejemplo, la proximidad de algún peligro, aunque sea de noche y en la oscuridad.

9-Olfato

Aunque varía según la raza, los perros tiene entre 125 y 300 millones de glándulas olfativas, en comparación con sólo 5 millones para los humanos. Además, la parte del cerebro del perro que controla el olor es 40 veces más grande que la nuestra. De esta manera, el sentido del olfato es inmenso.

10-¿Ladridos?

Sí, hay perros que no ladran. Hablamos de una raza originaria del este de Basenji, muy empleado para la caza, que tiene la peculiaridad de no ladrar, pero sí emite un curioso sonido similar al de un canto tirolés.

La memoria en los perros

Hablamos de muchas cosas respecto de nuestros mejores amigos, pero un tema puntual encierra muchos misterios y preguntas sin respuestas: la memoria de los perros, un fenómeno muy poco estudiado y en el que muchos científicos incluso se contradicen, entre quienes creen que estos animales tienen memoria de largo plazo y otros que aseveran, por el contrario, que es de muy poca extensión en el tiempo.

Lo cierto es que hasta hoy no existe evidencia científica de la ubicación temporal de un perro, por ejemplo, con determinada hora. Sin embargo, en millones de familias -quienes tienen mascotas- con total seguridad pueden afirmar que los perros tienen memoria y saben cuándo es la hora de comer, entre otras particularidades. Entonces, la pregunta que cabe es la siguiente: ¿los perros u otros animales pueden entender el tiempo como nosotros o de otra forma?

La ciencia

Los científicos, al momento de analizar la memoria a largo plazo de los animales, diferencian entre memoria implícita y declarativa. Según el sitio Mis Animales, “en los humanos, la memoria implícita a veces se llama memoria muscular. Por este proceso se almacena información que se usa de modo inconsciente. Una vez que aprendemos a montar en bicicleta, a atar nuestros zapatos, o tocar el piano, lo recordamos sin tener que pensar en ello”.

En tanto, “la memoria declarativa o explícita almacena información de hechos que suceden o que se aprenden a lo largo de la vida. Así, esta se compone de experiencias personales. La memoria declarativa hasta hace poco se venía considerando un rasgo exclusivamente humano, pues otorga la capacidad de traer a la conciencia, de forma voluntaria, episodios o hechos de nuestra vida. Gracias a la memoria declarativa, podemos revivir experiencias que ocurrieron hace tiempo, y contar o escribir la historia de nuestra vida”.

En la memoria declarativa existen dos subtipos: por un lado, la memoria semántica, que se refiere al almacén de todo el conocimiento que podemos evocar de forma explícita que no tenga que ver con recuerdos propios. Por ejemplo, saber hechos históricos o reconocer objetos. Es una base de datos personal de conocimiento del mundo a la que acudimos voluntariamente.