Realizarán micro detonaciones para despejar la Ruta 40

Continúan los trabajos en la Ruta 40, que une a Bariloche con Villa La Angostura.
<a href="https://elintransigente.com/sociedad/2019/08/10/realizaran-micro-detonaciones-para-despejar-la-ruta-40/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-10T23:20:29-03:00">agosto 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-10T23:20:30-03:00">agosto 10, 2019</time></a>

Continúan los incesantes trabajos en la Ruta 40, donde intentarán derribar con micro detonaciones controladas desde el interior de la roca, un bloque de más de 3 mil toneladas que permanece inestable en el sector donde se produjo el derrumbe hace más de dos semanas, de acuerdo a una determinación que  tomó la empresa que realiza las obras.

Luego de varias evaluaciones que se llevaron adelante en los últimos días, Vialidad Nacional comunicó que además dicho plan de trabajo contempla la utilización de un gel expansivo para luego realizar las micro detonaciones, y poder luego despejar la zona para habilitar el tránsito que permanece cortado entra las ciudades de Villa La Angostura y Bariloche.

“Se procederá a la perforación de la roca para introducir los productos que luego, con una mecha y acción de pulsador eléctrico, se activan en diferentes tiempos. El gel se utilizará sobre la roca menos fragmentada ya que debe evitarse que el gas que genera se escape por grietas, a fin de que este genere la suficiente presión desde el corazón de la roca y la fragmente”, comunicaron.

De acuerdo a las informaciones de NA, el bloque, que quedó inestable luego del desprendimiento de un macizo rocoso, permanece inestable en la ladera del Brazo Huemul mide 20 metros de alto, 30 de ancho, y entre 3 y 8 metros variables de espesor, por lo que el peso, según se estima, variaría entre las 3.600 y las 10 mil toneladas.

Los primeros intentos de remoción, que se realizaron con la utilización de martillos hidráulicos, no resultaron efectivos dado que el bloque, que descansa en su mayor parte sobre la ladera, no permite generar un impulso con la fuerza necesaria para que caiga. Por esto, llegó al plan de trabajo que definitivamente haría caer el mismo y permitirá realizar las tareas de despeje sobre la ruta.

Tanto durante la jornada del sábado como en la del domingo, los trabaros estarían centrados en la perforación de la roca para introducir el gel que luego, se activará en diferentes tiempos. Luego, se espera que el lunes una cuadrilla de la VI Brigada de Montaña del Ejército Argentino de Neuquén llegue al lugar para encargarse de la manipulación y colocación de los productos que serán trasladados a la zona.

Todos estos trabajos tendrán como gran objetivo que el martes y miércoles próximo se realice la remoción de los bloques y se inicien los trabajos de limpieza de la ruta, con el fin de llevar normalidad a la situación poder volver a poner en funcionamiento