Falleció Elvira Ceballos. ¿Quién era la queridísima artista?

De origen cordobés y no vidente, la música nos dejó una enseñanza de voluntad y estudio.
<a href="https://elintransigente.com/sociedad/2019/09/07/fallecio-elvira-ceballo-quien-era-la-queridisima-artista/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-07T09:45:42-03:00">septiembre 7, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-07T09:46:45-03:00">septiembre 7, 2019</time></a>

Córdoba está de luto por el fallecimiento de la artista Elvira Ceballos, quien a los 70 años dejó un legado no solo de música sino de enseñanzas. Días áreas, la pianista no vidente había sido internada en la Clínica Caraffa, ubicada en la capital de la provincia cordobesa, a raíz de un cuadro de neumonía. Este sábado, el mundo del folklore, el jazz y el tango despiden a la mujer que, a pesar de su ceguera, supo convertirse en una renombrada pianista.

Sus inicios en la música datan de cuando era chica y su madre acercaba su silla de ruedas al pianos para que, sin ver, golpeara las teclas. Nacida el 16 de marzo de 1949 en la localidad cordobesa de La Falda, Elvira quedó ciega cuando era muy chica, lo que no le impidió, más adelante, estudiar música y canto en el Conservatorio Provincial. Hoy era ella quien compartía a sus alumnos la pasión por la música.

Con el paso del tiempo, Elvira fue aprendiendo hasta llegar a convertirse en pianista y profesora de música. A lo largo de su vida, la música cordobesa tocó en diversos puntos de Argentina, e incluso llegó a presentarse en Córdoba junto a Raly Barrionuevo y Cacho Buenaventura en el Teatro Libertador San Martín. Además, compartió escenario con demás figuras importantes del ambiente del folklore.

Además, se dedicó a traducir al Sistema Braile partituras de tango, folklore, jazz y obras del Renacimiento. De hecho, se estima que, junto con su madre, tradujeron un total de cuatrocientas composiciones musicales. Según comentó en ocasiones anteriores, se decantó por la música porque le otorga paz, claridad y la elevaba hacia la libertad, lo que ella definía como desprenderse hacia otro tipo de energía.

Con alumnos que acudían a sus clases de diferentes puntos del país, tales como San Francisco, Villa Dolores e incluso el sur, el reconocimiento de Elvira también es internacional a raíz de un proyecto impulsado para personas no videntes que quieran acercarse a la música. La iniciativa fue desarrollada en Ecuador, donde la pianista presentó su clase denominada musicografía braile, formando coros, y enseñando música a niños y jóvenes con esta discapacidad visual.

Su actitud frente a la vida y su talento cautivo al cineasta cordobés Carlos Bobeda, quien, junto a Diego Piantoni, realizó un cortometraje que retrata la vida y la pasión por la música de Elvira. En este audiovisual, ella misma se define como “mitad mujer y mitad música”. La partida de la música conmovió a toda la comunidad musical y local, quienes señalan a la artística como una representante de la cultura argentina.

“Hasta siempre Elvira Ceballos”, escribió la legisladora provincial Miriam Cuenca, una despedida compartida por el Consejo de Mujeres de CBA, desde donde aseguraron que “su talento y generosidad nos acompañarán desde su música entrañable”. La política Olga Riutort, la cuanta oficial del Museo Chango Rodríguez, el Instituto Nacional de Música Argentina e incluso el propio gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti despidieron a la artista por medio de sus redes sociales.

Escuchá a la artista: