ANMAT: establecen la definición y correcta utilización de aguas lavandinas

Foto: Secretaría de Gobierno de Salud

También determinó los requisitos respecto al contenido de cloro activo.
<a href="https://elintransigente.com/sociedad/2019/09/11/anmat-establecen-la-definicion-y-correcta-utilizacion-de-aguas-lavandinas/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-11T10:01:23-03:00">septiembre 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-11T10:01:24-03:00">septiembre 11, 2019</time></a>

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) estableció la definición y correcta utilización de aguas lavandinas. Asimismo, determinó los requisitos respecto al contenido de cloro activo. La medida fue publicada este miércoles en el Boletín Oficial, mediante la disposición 7355/2019 que cuenta con la aprobación del titular de este organismo, Carlos Chiale.

De este modo, según manifiesta la medida, se entiende por aguas lavandinas las soluciones de hipocloritos alcalinos, con un contenido de cloro activo entre 20 y 40 gramos por litro, entre 55 y 65 gramos por litro y entre 85 y 110 gramos por litro. Asimismo, no podrán contener colorantes, fragancias, secuestrantes, tensioactivos o cualquier otra sustancia.

En tanto, según detalla la disposición comunicada hoy por la administración, las finalidades o destinos de uso de las aguas lavandinas serán la desinfección de superficies; de agua de consumo; de agua destinada al lavado de frutas, verduras y hortalizas; de piscinas; blanqueadores de textiles y superficies, quedando excluidas aquellas aguas lavandinas aditivadas.

Así, se denominarán de acuerdo al contenido de cloro activo, agua lavandina común: aquella cuyo contenido de cloro activo está comprendido en el rango de 20 gramos por litro a 40 gramos por litro; agua lavandina concentrada: aquella cuyo contenido de cloro activo está comprendido en el rango de 55 gramos por litro a 65 gramos por litro; solución de Hipoclorito de sodio: entre 85 y 110 gramos por litro.

Según la medida, el plazo de validez para todas las aguas lavandinas será de 120 días, es requisito la presentación de los correspondientes ensayos de estabilidad y se podrá declarar plazo de validez de 150 días o más para las aguas lavandinas de concentración entre 20 y 40 gramos de cloro por litro y de entre 55 y 65 gramos de cloro por litro, siempre que los ensayos de estabilidad presentados demuestren que el producto es estable hasta el final de su plazo de validez.

Asimismo, “el producto debe comercializarse en envase plástico rígido, impermeable, opaco, de difícil ruptura, con tapa que garantice el mantenimiento de las características del producto, evite el volcado y las fugas o eventuales accidentes, de tal manera que pueda cerrarse varias veces durante el uso, sin el riesgo de contacto con el producto, dificultando la apertura accidental o casual durante su período de utilización”, detalla la norma.

En los rótulos deberán figurar en forma visible, legible y en caracteres inalterables las indicaciones establecidas. Además, la medida destaca que tampoco se permitirán leyendas que expliciten o induzcan a interpretar que son productos: “No tóxicos”, “seguros”, “no perjudiciales” u otras expresiones similares. No se admitirán términos superlativos y/o comparativos, tales como: “El mejor”, “tratamientos excelente”, “incomparable” o frases análogas.