Atrapan a la banda de “Huang” y “Lin”, que extorsionaban a dueños de supermercados chinos

Realizaban estas operaciones en distintas localidades del sur del conurbano.
<a href="https://elintransigente.com/sociedad/2019/10/09/atrapan-a-la-banda-de-huang-y-lin-que-extorsionaban-a-duenos-de-supermercados-chinos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-09T12:30:11-03:00">octubre 9, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-09T12:30:21-03:00">octubre 9, 2019</time></a>

El Ministerio de Seguridad informó acerca de la aprehensión de una organización criminal liderada por sujetos de nacionalidad china, que se dedicaba a extorsionar a dueños de supermercados en distintas localidades del sur del conurbano. Así, tras varios allanamientos por efectivos de la policía de la provincia de Buenos Aires, lograron dar con los criminales.

De esta manera, los efectivos apresaron a diez implicados y secuestraron armas y dinero. En tanto, los operativos se llevaron a cabo en los distritos de Lanús y en CABA, con colaboración de la Policía Federal, y permitieron la aprehensión de los dos cabecillas de la banda, de nacionalidad china y de otros ocho cómplices (tres chinos y el resto argentinos).

En este contexto, luego de las pesquisas incautaron  cinco armas de fuego entre pistolas, revólveres y pistolones, bidones de nafta, dos  máscaras rojas con telas negras, guantes de látex, una soga color roja, tres vehículos (un Audi A3, un Renault Logan y una motocicleta), alrededor de 110 mil pesos, cartas intimidatorias con amenazas y documentación de interés para la causa. 

De acuerdo a la investigación, la organización delictual era liderada por dos chinos conocidos como “Huang” y “Lin”, de 24 y 43 años, que impartían órdenes a sus secuaces, otros tres sujetos chinos identificados como “Chen”  “Wang” “Naiqiang” y cinco argentinos, entre ellos una mujer. Según informaron, los miembros de la banda se dedicaban a extorsionar a supermercados de la zona sur. Así, les exigían a sus dueños, de nacionalidad china, el pago de 30 mil dólares a cambio de no balearles o prenderles fuego el comercio. Entre las amenazas también incluían dañar a sus familias.  

“Huang” y “Lin” eran quienes les indicaban al resto de los miembros los lugares donde se debían dejar las notas intimidatorias. De este modo, los líderes utilizaban la aplicación WeChat telefónicamente, para el cobro de las sumas pactadas por intermedio de las personas a su cargo o, en caso de incumplimiento, las represalias. Asimismo, las autoridades informaron que ya habían atrapado a otros cuatro miembros de la banda criminal por otros hechos delictivos.