Una abogada fue denunciada por “estafa procesal” pero la Justicia la sobreseyó

La acusaron de instar a una testigo a que mintiera, pero la declaración nunca se produjo.
<a href="https://elintransigente.com/sociedad/2019/10/17/una-abogada-fue-denunciada-por-estafa-procesal-pero-la-justicia-la-sobreseyo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-17T12:43:23-03:00">octubre 17, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-17T12:43:24-03:00">octubre 17, 2019</time></a>

En un fallo de la Justicia, la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional confirmó el sobreseimiento por el delito de estafa procesal a una abogada. La profesional estaba acusada de que mediante mensaje de correo electrónico, instigó a una testigo, cuya declaración nunca se produjo, a que se pronunciara falsamente en un juicio laboral.

Según informa diariojudicial.com, los miembros del Tribunal argumentaron su decisión y explicaron que el delito de estafa procesal requiere necesariamente para su configuración la introducción en un proceso judicial de elementos falsos, cuyo valor determinante para el magistrado resulte evidente. “De manera que la injusticia del pronunciamiento no dependa de un error de apreciación del juez”, expresaron.

En este sentido, los jueces a cargo de tomar una decisión en el ámbito judicial, explicaron que para llevar adelante el proceso, se deben configurar tres pilares, que son el fraude, la inducción a error a través de aquél y una disposición patrimonial disvaliosa, como consecuencia directa de la activación del primero y de la sumersión en el segundo .

“La estafa procesal configura un caso de desdoblamiento entre la víctima del fraude y el ofendido por el delito, en el que la víctima es el juez y el ofendido es la parte o el tercero sobre quien recaen las consecuencias económicamente perjudiciales del fallo judicial”, expresaron respecto de la decisión de sobreseer a la letrada que estuvo acusada de instar a un testigo que mintiera en su declaración.

Según manifiesta la causa, la testigo nunca prestó declaración, por lo que  los jueces consideraron que la conducta del imputado no configuró ningún tipo de delito. Por lo tanto, estas actitudes de la abogada se puede considerar simples actos preparatorios que, como tales, “son impunes ante el derecho criminal, máxime cuando el falso testimonio se consuma al rendirse la declaración”, detallaron los magistrados.