Expulsan de Perú a dos argentinos por “dañar y defecar en Machu Picchu”

Son seis turistas, tres de ellos, argentinos.
<a href="https://elintransigente.com/sociedad/2020/01/15/expulsan-de-peru-a-dos-argentinos-por-danar-y-defecar-en-machu-picchu/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-01-15T12:48:15-03:00">enero 15, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-01-15T12:48:16-03:00">enero 15, 2020</time></a>

La Policía Nacional de Perú confirmó que cinco de los seis extranjeros que ingresaron de manera irregular a Machu Picchu, para luego defecar y dañar parte del lugar, serán expulsados del país. “Cinco de los extranjeros se encuentran en Seguridad del Estado, sujetos a un proceso administrativo y se entiende que van a ser sometidos a un proceso de expulsión inmediata por haber atentado contra el patrimonio cultural”.

Así lo anunciaron en conferencia de prensa las autoridades policiales de Cusco, que detallaron que los ciudadanos que serán devueltos a sus países de origen son los argentinos Magdalena Retamal y Leandro Sactiva; los brasileños Marion Martínez y Cristiano Da Silva, y el chileno Favián Vera. El sexto integrante, Nahuel Gómez, otro argentino, permanece a la espera de una resolución.

Gómez permanece en la cárcel policial del distrito de Machu Picchu hasta se determina qué se hará con él, ya que “el hombre ha aceptado haber sido el autor directo del atentado, por eso permanece en el distrito de la ciudadela inca para determinar su situación”, cita Sputnik. Dos días atrás, los policías presentes en la zona detuvieron a los extranjeros que ingresaron al país latino de manera ilegal.

Según fuentes judiciales, los turistas accedieron por una vía no permitida hacia Machu Picchu, y en el camino cometiendo el delito de “defecar en los restos arqueológicos y causando el desprendimiento de una roca en la zona conocida como Templo del Sol”. Machu Picchu es una de las 7 maravillas del mundo, es el principal atractivo turístico de Perú, y recibe cerca 1,5 millones de turistas al año.

De acuerdo al Ministerio de Turismo peruano, se trata de un hecho muy repudiable y condenable y que no admite negociaciones, por eso los turistas deben ser expulsados del territorio. Nunca se había registrado un incidente de este tipo en una de las ruinas más importantes que aún conserva el planeta como vestigio del paso de la cultura Inca por el continente americano.