Así se fabrican barbijos e insumos médicos en el Ejército Argentino

Las instalaciones de las Fuerzas Armadas se pusieron a disposición de la lucha contra la pandemia de coronavirus.

Luego de la llegada del coronavirus a Argentina, las autoridades nacionales coordinaron esfuerzos contra la pandemia desde distintas áreas. Debido a la alta demanda de insumos médicos que puede llegar a generarse en los próximos meses, el Gobierno nacional convocó a la sastrería del Ejército Nacional para colaborar en la lucha contra el COVID-19.

En este contexto, el área de sastrería decidió suspender toda la producción vigente para dedicarse exclusivamente a la manufactura de barbijos, sábanas y camisolines para los profesionales de la salud. Estas actividades están bajo la órbita del Ministerio de Defensa de la Nación junto con el esfuerzo del Ministerio de Salud.

El Gobierno que conduce Alberto Fernández extremó las medidas contra el coronavirus y ya decretó la cuarentena para la totalidad del territorio nacional. También se establecieron algunas excepciones para evitar problemas de abastecimiento y suministro de servicios esenciales. Todas las personas vinculadas a estas áreas cuentan con permisos especiales.

Por otro lado, en la jornada del sábado, el Ejercito también comenzó con el traslado y la instalación del Hospital Militar Reubicable (HMR) en Campo de Mayo. En horas de la tarde se iniciaron tareas de ensamblaje y se espera que esté disponible en el corto plazo. De esta manera, el Gobierno intenta mejorar el acceso a instalaciones de salud para luchar contra el COVID-19.

Finalmente, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, expresó en un diálogo con Télam: “El Hospital Militar Reubicable se suma a toda la estructura de Sanidad Militar que las fuerzas armadas ponen a disposición para enfrentar la pandemia, y que en el área metropolitana de Buenos Aires ya tiene al Hospital Militar Central, al Hospital Naval, al Hospital Aeronáutico y al Hospital de Campo de Mayo”.

Compartir en: