Ejército Argentino

Pandemia COVID-19: El Ejército renueva su compromiso con el pueblo argentino

"Las tropas dejarán sus cuarteles por imperio de una circunstancia de fuerza mayor", indica Guillermo Leguizamón Mayol.
<a href="https://elintransigente.com/sociedad/2020/03/21/pandemia-covid-19-el-ejercito-renueva-su-compromiso-con-el-pueblo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-21T21:56:12-03:00">marzo 21, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-21T21:56:14-03:00">marzo 21, 2020</time></a>

(Por Guillermo Leguizamón Mayol).- Han transcurrido algo más de doscientos años desde que se inició la historia argentina y una vista a ese trayecto dirá que no existe momento de la vida institucional de este país donde el Ejército Argentino no haya sido protagonista.

Desde los días de las Invasiones Inglesas cuando aquellas milicias frenaron al invasor, cuando en Mayo de 1810 Cornelio Saavedra puso a sus Patricios en la calle y pudo haber gobierno criollo y después, durante la Gesta de la Independencia hasta las horas presentes, el Ejército Argentino fue actor ineludible de la vida de los argentinos.

En pocas horas más tocará rememorar otro aniversario del 24 de Marzo de 1976 que significó el último de los quiebres democráticos en ese siglo y paradójicamente la fecha encontrará nuevamente al Ejército Argentino movilizado y en las calles, sólo que esta vez subordinado a la Constitución Nacional y cumpliendo las órdenes de su Comandante en Jefe, el presidente de la Nación.

Esa presencia de los efectivos fuera de sus cuarteles será la demostración más tangible de que la sociedad ha cambiado y que el pasado quedó definitivamente atrás. Esta vez las tropas dejarán sus cuarteles por imperio de una circunstancia de fuerza mayor. De allí que la primera víctima de esta pandemia en Argentina debe ser el pensamiento segregacionista porque la urgencia de la hora demanda el concurso de todos los ciudadanos, unos en la acción y la gran mayoría en la omisión de conductas imprudentes.

Y justamente, entre los que ya están en la acción ocupando el primer frente de esta batalla contra un enemigo invisible se cuentan los hombres y las mujeres del Ejército Argentino que levantaron ya su primer vivac de campaña en el norte del país llevando ayuda a las comunidades aborígenes, y que ahora preparan hospitales de campaña, llevan comida y logística a lugares estratégicos y que de a poco irán haciéndose cargo del control operacional de la cuarentena, porque el gobierno argentino quizás se halle próximo a tener que declarar el Estado de Sitio.

También ésta como medida de excepción ahora será diferente porque las garantías constitucionales básicas no serán conculcadas y el Ejército Argentino saldrá a la calle justamente para reforzarlas y garantizar que uno de los postulados básicos de un Estado como es la salud pública sea protegido.

Termina así un largo proceso donde la dialéctica de sectores virulentos que lucraron con el pasado empeñados en desprestigiar a la Institución verán un Ejército Argentino remozado y comprometido, operando junto al pueblo, de cuya acción ellos mismos serán beneficiarios ya que estos soldados les alcanzarán en estas horas nada menos que la posibilidad de ser atendidos si acaso llegasen a contraer el COVID-19.

Ha de renovarse aquel espíritu de unidad y patriotismo que empeñó al pueblo jujeño cuando el General Belgrano ordenó el Éxodo para batir al enemigo español. Ahora este “éxodo” debe ser el de abandonar las calles y los espacios públicos, dejando como entonces tierra infértil a un virus que no distingue colores, banderías ni clases sociales.

Los valores del Ser Nacional argentino son aquellos que amalgaman a una sociedad detrás de un objetivo común llevando delante y en alto a la Bandera que lo representa todo. Por eso, en esta contingencia las Armas de la Patria –Las Fuerzas Armadas y de Seguridad- están cumpliendo a riesgo de la vida de sus hombres y mujeres con el juramento que sella su vocación de servicio, aquel que bajo la Enseña del General Manuel Belgrano pronuncia todo soldado: “El de seguir constantemente su Bandera y defenderla hasta perder la vida”.-