Buquebus

El joven que viajó con síntomas de coronavirus en Buquebus no declaró

Buquebus

Podría recibir una pena de tres a quince años de prisión.
<a href="https://elintransigente.com/sociedad/2020/03/25/el-joven-que-viajo-con-sintomas-de-coronavirus-en-buquebus-no-declaro/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-25T00:23:26-03:00">marzo 25, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-25T00:23:27-03:00">marzo 25, 2020</time></a>

Durante el fin de semana, un joven, identificado como Luca Singerman, se escapó de un nosocomio en Uruguay, se subió a un buquebus, y toda la tripulación tuvo que aislarse. Singerman tenía síntomas de coronavirus y estaba internado en un hospital uruguayo por ese motivo. El joven no declaró ante el Juez federal, que lo podría imputar por “propagación de una enfermedad peligrosa”.

De acuerdo a la información que brindó Vanesa Petrillo, Singerman pudo declarar “por videoconferencia”. En realidad, el joven “se negó a hacerlo” y simplemente “aportó un escrito a través de sus abogados”. “No contestó preguntas”, agregó la periodista especialista en judiciales. “La fiscalía solicitó medidas de prueba y se dispuso su excarcelación aunque permanece internado”, finalizó.

El hecho

El pasado viernes, Luca Singerman, que presentaba síntomas de la enfermedad, se fugó de un hospital de Uruguay y obligó a poner en cuarentena a 400 personas que viajaban desde Colonia de Sacramento en un barco de la compañía Buquebus. Las autoridades sanitarias se vieron obligadas a detener el ferry y activaron el protocolo de emergencia en el Puerto de Buenos Aires.

El problema se suscitó porque el sospechoso no había declarado que estuvo primero en Holanda y que más adelante tuvo que ser internado en la ciudad uruguaya por presentar síntomas compatibles con la enfermedad que se originó en China. Asimismo, la advertencia indicaba que en el barco viajaba un hombre que se había fugado de un nosocomio uruguayo. Por eso, se lo analizaba como sospechoso de COVID-19.

En definitiva, Luca Singerman, que todavía se encuentra internado en el Sanatorio Agote, no respondió preguntas ante el juez federal Luis Rodríguez. Éste lo podría imputar por “propagación una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas”. Esta calificación prevé una “reclusión o prisión de tres a quince años”. Además, podría recibir “demandas civiles” por parte de la tripulación del buquebus.