Por problemas edilicios, centros de salud porteños no pueden aislar a pacientes con coronavirus

Así lo reveló un estudio de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad.

La Defensoría del Pueblo porteña advirtió ayer que varios de los centros de salud y acción comunitaria (CESAC) de la Ciudad de Buenos Aires no pueden aislar a los pacientes con coronavirus. Los establecimientos no cuentan con las condiciones edilicias para poder garantizar el apartamiento de los infectados. Además, enfrentan inconvenientes en la recepción de los elementos de protección personal para sus trabajadores.

La entidad realizó un relevamiento telefónico para tomar conocimiento de la situación de los CESAC que dependen del Ministerio de Salud porteño. El objetivo del sondeo fue evaluar cómo ha impactado en ellos y su funcionamiento la pandemia de COVID-19. Entre otros puntos de interés, se preguntó por las condiciones laborales, la provisión de insumos, la implementación de protocolos y la atención.

Inconvenientes detectados

La Defensoría advirtió sobre la presencia de casos de coronavirus en el personal sanitario. Según los testimonios recogidos, se llegó a esta situación por “directivas confusas, desorganización y falta de realización de hisopados a los profesionales”. Asimismo, se originó por deficiencias en la provisión de elementos de protección personal (EPP). A esto se suman los cambios frecuentes en los protocolos, hecho que provoca que se desconozca cuáles de ellos son obligatorios y necesarios.

Por otra parte, se constató que varios centros de salud enfrentan dificultades para crear espacios de aislamiento para pacientes con COVID-19. Estos inconvenientes se asocian a las particularidades edilicias de los establecimientos, que no pueden garantizar las medidas preventivas. Por otra parte, las entidades plantearon que “el establecimiento de protocolos operativos alteró profundamente el funcionamiento del sistema de salud de la Ciudad”.

Otro problema que enfrentan los CESAC es que deben derivar los casos sospechosos a hospitales porque no realizan hisopados de diagóstico. Al respecto, comentaron que quienes tienen un estado febril leve deben dirigirse por sus propios medios a los nosocomios. Los cuadros moderados y graves, en camio, se trasladan a través del servicio del SAME. El obstáculo de ello es que las ambulancias demoran entre cinco y seis horas en arribar.

Compartir en: