A partir de hoy, es obligatorio el uso de tapabocas en la Ciudad de Buenos Aires

Los barbijos caseros deberán llevarse para circular y permanecer en espacios públicos.

Desde las 00.00 de este lunes, es obligatorio el uso de tapabocas en las calles y espacios públicos de la Ciudad de Buenos Aires. El Gobierno porteño dispuso multas de hasta cerca de $80.000 para quienes incumplan con este requerimiento, que podrán denunciarse llamando al 147. La decisión de ampliar el uso de barbijos caseros se debe al crecimiento de la cantidad de casos de coronavirus en la Capital Federal.

El 15 de abril, la administración de Horacio Rodríguez Larreta estableció la obligatoriedad de llevar tapaboca en comercios y dependencias de atención al público tanto públicas como privadas. Desde ese entonces, se registraron 430 denuncias a la línea 147 por violaciones a esta disposición. Además, la Agencia Gubernamental de Control (AGC) realizó 1539 inspecciones, que resultaron en la aplicación de 240 multas.

A raíz de la circulación comunitaria del COVID-19, el Gobierno porteño decidió extender el uso obligatorio del barbijo casero. En este sentido, definió que ahora también será requisito llevarlo para circular y permanecer en el espacio público. Asimismo, fijó sanciones económicas para quienes no respeten la medida. Las multas van desde 500 unidades fijas ($10.700) hasta 3700 unidades ($79.180). En el caso de los comercios, contemplan la clausura o la inhabilitación.

Las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires advierten que dos de cada tres personas no presentan síntomas o tienen síntomas leves. Es por esto que apuestan por el tapabocas como medida para disminuir la posibilidad de contagio. “Es muy útil porque el virus tiene una alta capacidad de transmisibilidad y está presente aún en personas que se han contagiado pero no presentan síntomas”, se indicó desde la administración capitalina.

Venta de barbijos N95

El Gobierno porteño también mantiene vigente la prohibición de venderle barbijos N95 a cualquier sujeto que no acredite pertenecer al personal sanitario. Lo mismo vale para las personas jurídicas que no tengan por objeto la prestación de un servicio de salud. Con esta medida, se busca evitar el desabastecimiento. Vale destacar que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) autoriza este modelo de mascarillas para uso médico.

Compartir en: