Coronavirus en Villa 31: "El hacinamiento es una realidad que viven miles de trabajadores"

Integrante del Polo Obrero dialogó con El Intransigente y detalló la difícil situación que atraviesan las villas de la Ciudad de Buenos Aires.

El integrante del Polo Obrero, Gonzalo Mammana, dialogó con El Intransigente y brindó detalles de la difícil situación que atraviesan las villas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en donde ya se registraron 182 casos de coronavirus. Específicamente, en el inicio de la entrevista, se detuvo en la trágica noticia de la muerte de una mujer en la Villa 31.

“La situación de esta mujer es la situación que viven miles de personas en las villas, que viven hacinadas. En la Villa 31 lo que hay que tener en cuenta es que, en este cuadro de pandemia, con el coronavirus y la necesidad de higienizarse todo el tiempo las manos, no ha habido agua”, manifestó. Al mismo tiempo, agregó: “La compañera de la Villa 31 tenía 84 años y vivía en una pieza, en un lugar donde vivían otras 13 familias, con lo cual, ahí se comparte el baño y los espacios comunes, como hay en los inquilinatos y en las propias villas”.

El testimonio de Mammana evidencia el panorama crítico que atraviesan los barrios más carenciados de Buenos Aires. El ingreso del COVID-19 en estos asentamientos profundiza el riesgo de contagios masivos. “Esta situación, que venimos denunciando nosotros y los propios vecinos de la Villa 31, se da mucho antes de esta pandemia. El hacinamiento en los barrios es una realidad que viven miles de trabajadores en la ciudad y ahora con el coronavirus se han agudizado las malas condiciones de vida”, manifestó.

En cuanto a la falta de agua, el referente del Polo Obrero le comentó a El Intransigente que recibieron ayuda, pero que no se trata de una solución definitiva. “La respuesta, no es una respuesta, es como un paliativo, se puede decir. Lo que decían los vecinos es que, en algún momento, llega el agua porque de golpe el Gobierno manda algún camión cisterna”, detalló.

En este sentido, remarcó que “la falta de agua no es solo en la Villa 31, también en la Villa 15, en la 1.11.14, que es el segundo barrio con casos de contagios de coronavirus”. Con respecto al aislamiento de los contagiados, Mammana precisó que, con las condiciones en las que viven, eso es casi imposible. “En algunos casos son llevados a hoteles, no toda su familia, solo el que sufre el contagio”, informó.

En este marco, hizo énfasis en que el aislamiento en las villas se hace muy difícil. “Cumplir con el aislamiento en un cuadro de hacinamiento es muy complicado. Es poner a la gente entre la espada y la pared. No hay ninguna respuesta, porque también hay que decirlo, el Gobierno no está haciendo frente a esta situación. Larreta pretende que se vote una ley de emergencia, en esa ley, pretende quitarle el presupuesto al Instituto de la Vivienda de la Ciudad. En vez de darle más presupuesto para la organización de esos barrios, para que llegue agua, para empezar a mejorar esa situación, hace todo lo contrario”, acusó.

Por último, planteó que el presupuesto para asistencia alimentaria es otro drama. “Toda la crisis económica que se está viendo se está cargando sobre la espalda de los laburantes. Entonces, la asistencia alimentaria y la asistencia social empieza a jugar un rol muy relevante, porque, la verdad, nadie vive de un plan social de 8500 pesos. La gente percibe un plan y luego sale a hacer una changa, labura en negro y demás. Ahora todo eso no está existiendo”, concluyó.

Compartir en: