Cuarentena: en Santa Fe abrirán comercios, peluquerías y podrán realizar mudanzas

Será para localidades donde no hay circulación viral o en las que lograron frenar el ritmo de los contagios.

La provincia de Santa Fe prevé flexibilizar la cuarentena obligatoria en los próximos días. La medida regirá para aquellas localidades donde no hay circulación viral o en las que lograron frenar el ritmo de los contagios y llevan varios días sin registrar nuevos casos. De esta forma, permitirán que algunas actividades vuelvan a abrir sus puertas.

En este sentido, el gobernador santafesino Omar Perotti prevé que a partir de mañana comiencen a liberarse algunas actividades. Con esta decisión busca reactivar la economía de la provincia. Así, el Gobierno provincial El comunicó que “en todas aquellas localidades que no forman parte de los aglomerados urbanos de la ciudad de Santa Fe y Rosario“, desde este miércoles se reanudarán seis rubros.

De esta manera, establecieron la apertura de comercios mayoristas y minoristas, servicios de peluquería, manicuría y podología. Mudanzas, actividades inmobiliarias, ejercicios de profesiones liberadas y obras privadas de hasta cinco trabajadores. Quienes se desempeñen en estos rubros, podrán retomar sus trabajos siempre que sea en las regiones habilitadas.

En este contexto, el 14 de abril el Gobierno de Santa Fe oficializó un protocolo de actuación de manera conjunta con la fuerza policial y el Poder Judicial, para evitar que los adolescentes violen la cuarentena obligatoria por el coronavirus. La medida se implementó por medio de la Secretaría de Promoción de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Ministerio de Desarrollo Social. Así, existirá un accionar concreto para estas situaciones.

De esa manera, los progenitores, familias, adultos responsables, representantes legales, tienen el deber de extremar los esfuerzos para garantizar la permanencia en el hogar. Los casos se presentan en las distintas localidades de la provincia. En especial en las de mayor cantidad de habitantes. Se trata de adolescentes de entre 13 y 17 años que no cumplen la cuarentena, y a raíz de ello se registran entre ocho y diez detenciones por día.

Compartir en: