Histórico: así funciona la sesión virtual en el Congreso

No sólo fue histórica. Además, permite un gran ahorro

Por primera vez en la historia, Argentina sesionó en el Congreso bajo un inédito formato virtual. En consonancia con varios países del mundo, el país también decidió avanzar en una plataforma que permita legislar bajo los cuidados necesarios en pos del distanciamiento social. Así, la tecnología volvió a ser un factor clave para el desarrollo de las distintas actividades legislativas.

En el caso argentino, la plataforma de la empresa Systemnet la sostiene un equipo de expertos en comunicaciones, redes, seguridad y tecnología en este tipo de actividades. A diferencia de Zoom que se potenció su uso más del 120 por ciento desde el aislamiento, en el Congreso se apostó por Webex, la cual ofrecía un nivel de seguridad con la encriptación de datos.

Con la respectiva validación de datos de cada legislador, sólo podía hablar una persona con su micrófono activado, ya que el resto al no tener la palabra, automáticamente pasaba al modo “mute”. Con casi 200 legisladores conectados remotamente y casi 50 en el recinto, un grupo de 40 personas sostenían todo el proceso minuto a minuto para lograr lo que realmente fue: un proceso histórico.

En el mundo y más barato

En el resto del mundo, las sesiones virtuales en los respectivos parlamentos también fue todo una novedad. Brasil lo hizo con un sistema muy similar al argentino y al chileno, que también se sometió a esta modalidad. En Europa, las principales potencias también recurrieron a los beneficios de internet pero el caso más particular es el de Reino Unido, donde tras 300 años de historia, de los 650 parlamentarios, una gran parte lo hizo desde su casa.

Como dato extra, uno de los legisladores argentinos aseguró que en el formato virtual aplicado en el Congreso nacional “el gasto de estas sesiones se reduce en un 60 por ciento”. Esto, para la estructura de un Estado grande y deficiente es una excelente noticia. Con o sin pandemia, una posibilidad a futuro sería implementarla más seguido. Nadie podría estar en contra de ahorra dinero al Estado.

Compartir en: