Segunda vuelta del IFE: la ANSES evalúa cuánto aumentará el ingreso familiar en junio

El organismo estudia cómo reforzar el beneficio. Aún no completa el pago de la primera fase.

La titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), Fernanda Raverta, confirmó ayer que se evalúa un segundo cobro del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). Actualmente, el Gobierno abona $10.000 por este beneficio, que lanzó para paliar las consecuencias económicas de la cuarentena. El gran interrogante es si el Poder Ejecutivo mantendrá la suma del bono o si aplicará un aumento, teniendo en cuenta que la canasta básica continúa encareciéndose.

A más de dos meses del inicio del aislamiento, la ANSES aún no completa el calendario de pagos de la primera etapa del IFE. Todavía resta que perciban el dinero la totalidad de las personas que seleccionaron como medios de cobro el Correo Argentino y la Red Banelco. Mientras tanto, el organismo ultima detalles para definir cómo continuará el otorgamiento del bono. Al respecto, Raverta adelantó: “Cuando terminemos a fin de mes esta primera vuelta, vamos a poder presentar nuestro nuevo cronograma de pagos para la segunda”.

La funcionaria reveló ayer que la entidad que dirige está “terminando una propuesta para pagar por segunda vez el IFE”. En esta nueva ronda, la institución está trabajando en diseñar “un cronograma que sea seguro” para evitar los inconvenientes de la primera experiencia. Uno de los principales inconvenientes se relaciona con la selección del método de cobro, ya que muchos inscriptos tuvieron que pedir que se revea su caso.

La titular de la ANSES aclaró que “la inscripción de la IFE está cerrada”, por lo que “el universo de personas que lo puede recibir ya está definido”. “Lo que estamos haciendo es pagar aún la primera etapa para hacer más cuidadosa la cantidad de gente que lo sale a cobrar”, indicó. Con respecto a esto último, subrayó que 4.733.000 beneficiarios ya recibieron los $10.000 que abona el Gobierno nacional.

¿Cuánto debería aumentar el IFE?

Más allá de las fechas, el principal duda es si el Estado mantendrá el monto fijo o si aplicará un incremento. En una entrevista para El Intransigente, la socióloga Sol Minoldo advirtió que la suma actual no es suficiente para “evitar el aumento vertiginoso de la pobreza“. En este sentido, la investigadora del CONICET recordó que solo puede recibir el IFE una persona por domicilo. “Estamos hablando de un ingreso de $10.000 para familias enteras”, alertó.

La especialista también remarcó que el costo de la canasta básica “está muy por encima” del IFE. De acuerdo con el INDEC, una familia promedio necesitó en abril $42.593 para no ser pobre y $17.896 para no caer en la indigencia. Teniendo en cuenta estos datos, se observa que, en el primer caso, la diferencia es de $32.593; en el segundo, la brecha es de $7896. Los números refuerzan la postura de la científica de que el beneficio no alcanza para cubrir las necesidades básicas.

Compartir en: