¡Otro invento argentino! Cómo es el casco que podría reemplazar a los respiradores

Ya fue aprobado por la ANMAT y está siendo exportado también a otros países de Latinoamérica.

En medio de la pandemia del coronavirus, científicos del país sacaron a relucir su talento con una serie de invenciones para combatir la enfermedad. En este caso, la empresa argentina Ecleris, especializada en equipamiento médico, desarrolló un “casco” de ventilación no invasiva para pacientes de COVID-19, después de que de que contrajera el virus uno de los socios de la empresa.

Se trata de un sistema que permite ampliar la capacidad hospitalaria para tratar pacientes y puede reemplazar en muchos casos el uso de respiradores mecánicos. Esta es una gran noticia, ya que son uno de los insumos más críticos a la hora de enfrentar el coronavirus. Marcos Ledesma, uno de los médicos comentó en C5N de que se trata este nuevo invento de la empresa argentina.

Es una instancia intermedia entre aplicar oxígeno con mascarilla y pasar a un respirador entubado y en coma. A los pacientes que necesitan oxígeno se lo damos a alta presión para distender los pulmones. Es un sistema no contaminante, tiene un cuello de silicona que se justa al paciente y una escafandra de vinilo sellada. El paciente no contagia porque lo que exhala sale por una válvula con un filtro antiviral”, explicó Ledesma.

También contó cuáles son las ventajas de este casco: “Muchos pacientes con este sistema van a evitar llegar al respirador. Esto lo puede manejar un médico con una instrucción básica, a diferencia de los respiradores, que se necesita médico especializado y enfermeros especializados. Esto sirve para aliviar el flujo de pacientes a terapia”. Por último, explicó cómo funciona el sistema para no generar contagios.

“Al casco lo tenemos conectado. El oxígeno le ingresa por abajo. El casco está rígido y conectado. También tiene un filtro viral y bacteriano por donde sale el aire. Hace que todo el aire que el paciente expire salga libre de gérmenes. Entonces el personal sanitario que lo atiende está seguro y no se pueda contagiar”, comentó el médico. La ANMAT ya validó este invento, que comenzó a utilizarse en Argentina y exportarse a países vecinos.

Compartir en: