Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Cristina Fernández de Kirchner

POLÍTICA

Barrabravas de Fénix a los tiros contra sus dirigentes: el día que Cristina Kirchner los ponderó

Un día salió a defenderlas, pero años después, tildó a la oposición como tal, con una connotación denigratoria.



Las barrabravas en el fútbol argentino siguen haciendo lo que quieren. Muchos recordarán el incidente del año pasado entre dos facciones de Independiente o el de hace semanas en una autopista, protagonizado por esa misma banda. Además de esos casos, se desataron otros en el país en el último tiempo. El más reciente trascendió este lunes en el club Fénix, donde barras irrumpieron a los tiros contra sus dirigentes. En este marco, vuelve el debate de la lucha contra estas organizaciones y muchos aún recuerdan el día que Cristina Kirchner las ponderó.

Lo sucedido en Fénix, club que milita en la Primera B, tercera categoría de la Asociación del Fútbol Argentino, fue que un grupo de barras atentó contra dirigentes de la institución al disparar con armas de fuego contra sus vehículos mientras comían en una parrilla cercana al estadio. Las víctimas fueron el gerenciador Matías Zárate y el protesorero Horacio Rodríguez Pini. Los atacantes también les arrojaron piedras y golpearon a los presentes, según informó NA.

Efectivos policiales intervinieron y detuvieron a cuatro de los involucrados. Según testigos, los barras aparecieron en la parrilla ubicada detrás del estadio, sobre la Ruta 25, con el objetivo de agredir a Zárate, en medio de una intensa interna dirigencial. “En la tribuna estaba el presidente del club, Jorge Colqui Lastra, junto a Juan de Rosa, Juan Ayala y otros miembros que son simpatizantes, barras bravas, hinchas, ya no sé cómo llamarlos», sostuvo Rodríguez Pini tras lo ocurrido.

El día que Cristina Kirchner ponderó a las “barras” y «culpó» a los árbitros

El 30 de julio de 2012, mientras Cristina Kirchner, entonces presidenta de la Nación, presentaba un sistema para controlar el ingreso de las hinchadas a los estadios mediante impresión digital, salió a defender y ponderar al “barra”. Llegó a decir que la “maravillaban” las tribunas y “esos tipos parados en la para-avalanchas”. En este sentido, remarcó: “En la cancha, colgado del para-avalanchas y con la bandera, nunca mirando el partido, porque no miran el partido, arengan, arengan y arengan, la verdad, mi respeto para todos ellos”.

Sabiendo que lo dicho iba a generar controversias, Cristina salió a atajarse. “Mañana van a decir que defiendo a las barras bravas”, ironizó, y redobló la apuesta al manifestar lo siguiente: “El tema de la violencia en el fútbol, si lo circunscribimos a un grupo, vamos a equivocarnos y no vamos a darle una verdadera respuesta al problema”. “Las cosas más graves no pasan dentro de la cancha, pasan afuera”, resaltó la entonces mandataria.

Y hasta llegó a culpar a los malos arbitrajes de la violencia en el fútbol. “Tenemos que lograr que un referí cobre bien porque cuando hay una ‘bombeada’ que no se puede creer la gente se indigna y hasta el más pintado y el más educado quizás se manda un ‘macanón’”, al tiempo que sugirió “no hacer un reduccionismo de creer que solo un grupejo identificado puede generar un clima de violencia generalizada”.

Años después, tildó a la oposición de “barras”

El 9 de abril del año pasado, ya como vicepresidenta y titular del Senado, Cristina Kirchner emitió una crítica hacia las barrabravas, considerando a los senadores de la oposición como tal. Así se lo dijo al presidente de la bancada de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff: “Pero, ¿por qué Naidenoff? Si usted dice lo que quiere del peronismo, de nosotros. Me agravian a mí cuando hablan. Yo los escucho. Ustedes se comportan como barrabravas. ¿Por qué hacen esas cosas?”, le planteó luego de considerar que los legisladores opositores le estaban “faltando el respeto”.