Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Austria

MUNDO

Comienza a regir la vacunación obligatoria en Austria: las multas a quienes no cumplan las normas

La medida comienza a implementarse cuando los contagios por la variante ómicron han aumentado.

En Austria, se promulgó este viernes una ley que exige a los adultos a vacunarse contra el coronavirus, siendo el primer país en la Unión Europea en decretar la inmunización obligatoria. La medida entrará en vigor este sábado. Otras naciones han implementado la obligatoriedad del pase sanitario.

Aproximadamente el 69% de la población austriaca está totalmente vacunada contra el coronavirus, una de las tasas más bajas de Europa occidental, lo que, según el Gobierno conservador, justifica la medida y unas multas de hasta 3.600 euros en caso de infracción.

La Cámara Alta del Parlamento austriaco aprobó el proyecto de ley el jueves por un amplio margen. Se publicó oficialmente el viernes por la tarde después de que el presidente Alexander Van der Bellen y el canciller Karl Nehammer la convirtieran en ley, lo que significa que entrará en vigor al día siguiente.

Sin embargo, cada vez hay más dudas de que el mandato se aplique en su totalidad, ya que el número récord de contagios por la variante ómicron está aumentando la inmunidad de la población. «La ley es inconstitucional y no es proporcionada», expresó el líder del Partido de la Libertad, de extrema derecha y contrario a la vacunación, Herbert Kickl, el único grupo en el parlamento que se opone al proyecto de ley, informó Reuters.

Kickl se ha comprometido a combatir la medida en los tribunales. Los sábado hay protestas en Viena contra las restricciones, incluido el mandato, a las que suelen asistir decenas de miles de personas. La ley se aplicará en tres fases: en principio, no habrá controles hasta el 15 de marzo, cuando la policía empiece a verificar el estado de vacunación de las personas que detenga en sus patrullas habituales.

Los controles más exhaustivos comenzarán en una fecha posterior, no especificada, en una tercera fase, una vez que se haya puesto en marcha un registro de vacunación. Sin embargo, el ministro de Sanidad, Wolfgang Mueckstein, «ha aumentado la confusión sobre la aplicación de la medida diciendo que espera que esa tercera fase no sea necesaria».