Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Rusia

MUNDO

Cuál es la situación de Vladimir Putin en medio de las negociaciones con Ucrania

En qué punto se encuentra el presidente de Rusia respecto a una guerra que está en ascenso.

<

La guerra Rusia versus Ucrania continúa y las negociaciones entre ambos países no llegaron aun a un punto fructífero aun. Frente a ese panorama, Pedro Lylyk, cónsul honorario de Ucrania en Argentina y titular de la Representación Central de Ucrania en nuestro país, advirtió que «la invasión rusa se está prolongando y la situación es cada vez más compleja». En ese contexto, puso el foco en la posición del presidente ruso, Vladimir Putin.

Este lunes en diálogo con María Laura Santillán, que conduce el ciclo La Mañana de CNN Radio, al ser consultado sobre las negociaciones, el entrevistado hizo hincapié en que «va a ser difícil porque Putin está en un punto de no retorno» y remarcó que «las amenazas nucleares y las que les hizo a Suecia y Finlandia demuestran que está lejos de lo que él pensaba».

Por lo tanto, afirmó que «hace 48 horas que todo cambió» y destacó que «el apoyo de la gente a Ucrania en todo el mundo hizo la diferencia, al que luego se sumaron los Gobiernos». En ese sentido, aseveró que las manifestaciones que se dieron en diversos países de Occidente van a ejercer presión no solamente en Putin, sino en todo Occidente y recordó que Zelensky, mandatario de Ucrania afirmó que «los países de Europa lo habían dejado solo».

En ese marco, afirmó que también resultó clave la decisión de Alemania de sumarse a los países que buscan suspender a Rusia del Swift y además el enviarle armamento a Ucraniana. No obstante, precisó que se hace dificil que las armas lleguen, debido a que, «el cielo está en manos de Rusia y eso está complicando los envío» al tiempo que resaltó que «la gente en Ucrania tiene la moral muy alta y está peleando centímetro a centímetro».

En ese contexto, afirmó que una de las medidas que podría ponerle fin a la invasión de Rusia a Ucrania sería una importante presión de la Unión Europea y una condena de forma directa por parte de las naciones de Occidente. Sin quedarse callado, aseguró que «hubo un terrible error de lectura de Occidente» y a modo de ejemplo, remarcó que «estamos en una situación complicada, las medidas económicas y financieras se tendrían que haber adoptado el primer día de guerra, no el cuarto». Por lo tanto, sostuvo que «sé de las necesidades de los países y de las alianzas circunstanciales, pero también sé que hay vidas humanas en el medio».