Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
feminismo

POLÍTICA

El Gobierno de Alberto Fernández suma al feminismo para tratar políticas de igualdad de género

Las ideas fueron implementadas en otros países y no han resultado.





banner

La Dirección de Economía, Igualdad y Género (DNEIyG) junto a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) presenciarán por primera vez una reunión de la Mesa Federal de Políticas Económicas con Perspectiva de Género de 2022 para disminuir la brecha laboral y salarial con medidas que beneficien a la mujer. En otras palabras, se busca fortalecer políticas publicas desde el feminismo. Las medidas serían llevadas a cabo por el Gobierno de Alberto Fernández.

Según la agencia Télam, habrá un espacio de «articulación, debate federal, capacitación, puesta en común de diagnósticos y socialización de herramientas de análisis que fortalecen la gestión pública con un enfoque feminista» para evitar la supuesta desigualdad entre hombre y mujeres en el mercado laboral. Esto es falso, ya que el informe de la OIT El Panorama Laboral 2021 para América Latina y el Caribe afirmó que las mujeres en Argentina crecieron en el empleo y actividad económica más que los varones en Argentina.

«Hay que generar herramientas e incentivos (subsidios) para que las mujeres se capaciten y tengan más posibilidades de insertarse en estos espacios de trabajo masculinizados y también incentivos a las empresas para que las contraten, las formen, las sostengan y ese es otro de los ítems que tenemos en la Mesa», sostuvo Mercedes D’Alessandro, la titular de la DNEIyG.

Noruega: un ejemplo de perspectiva de género que terminó mal

Agustín Laje, escritor y Licenciado en Ciencias Políticas, manifestó que las políticas con perspectiva de género no funcionan y son discriminatorias contra los hombres. «En Noruega se dio la paradoja del género. Ellos hace algunos años encontraron un indicador que no les gustaba que era el de la carrera de Ingenieria, en el cual, las mujeres concurrían significativamente menos que los hombres. Cada 9 hombres una mujer ingresaba», comenzó Laje en una entrevista.

«Entonces lo que hicieron fueron políticas publicas de igualdad de genero para que más mujeres se matriculen en Ingeniería ¿Cómo hace un Estado para impulsar este tipo de cuestiones? A través de los impuestos y subsidiando el ingreso femenino a Ingeniería. Mientras eso sucedió más mujeres se matriculaban, pero luego lo quitaron y la línea bajó a su situación habitual», sentenció Laje,

«Se perdio la igualdad ante la ley entre el hombre y la mujer con ese subsidio. Segundo, la libertad se restringe a otros ciudadanos, porque se necesita un impuesto para generar el subsidio y en tercer lugar hubo mujeres que ingresaron a esa carrera por el subsidio, que distorsiona los deseos y las expectativas de ellas. Los derechos deben ser iguales para todas las personas sin importar su sexo. A la ingeniería que a una profesora o enfermera por una cuestión de mercado», concluyó el escritor.