Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Miguel Ángel Pichetto

POLÍTICA

El menos indicado para decir eso: la acusación de Miguel Ángel Pichetto al Gobierno nacional por su interna

El dirigente macrista se refirió a la división dentro del oficialismo.



Con la renuncia de Máximo Kirchner como presidente del bloque del Frente de Todos en al Cámara de Diputados, se desató un conflicto interno que causó una importante repercusión en Juntos por el Cambio, donde salieron a criticar esta decisión. Luego de varios días, Miguel Ángel Pichetto aseguró que el Gobierno está jugando a ser «oficialismo y oposición» en simultáneo aunque su pasado lo convierte en uno de ellos.

El compañero de fórmula de Mauricio Macri en las últimas elecciones presidenciales advirtió en FM Milenium que «el Gobierno no puede tener un ala que juegue a ser opositor, eso rompe el sistema democrático» y que «el deber de ellos es bajar al debate tratando de resolver las cuestiones internas» y no generando más conflictos con la salida de un dirigente tan importante como su presidente.

A su vez, el Auditor General de la Nación adelantó que «es el comienzo de otra situación que va a tener otros hechos en cadena” además de que «es muy difícil que Máximo haya tomado esa decisión desde la soledad» en referencia al apoyo que podría haber recibido de su madre, Cristina Fernández de Kirchner, en la toma de tal decisión.

Por último, el dirigente reiteró que «el Gobierno no puede ser gobierno y oposición” porque con esta contradicción ponen en compromiso la aprobación del principio de acuerdo entre Alberto Fernández y el FMI. Sin embargo, el pasado a Pichetto lo condena y es una de las personas menos indicadas para hablar de ser de dos posturas a la vez.

El cambio de partido de Miguel Ángel Pichetto

Desde la década del 90′ que Miguel Ángel Pichetto tiene cargos en la política y sus inicios fueron en Río Negro, donde fue elegido como diputado nacional y vicepresidente del bloque del Partido Justicialista. Años después fue elegido presidente del PJ a nivel provincial y su nombre empezó a estar cada vez más cerca de Néstor Kirchner.

Hasta 2011, apoyó varios de los proyectos de Cristina Fernández de Kirchner como senador y se rumoreaba que podía ser uno de los hombres de confianza para las próximas elecciones. Sin embargo, en 2015, mientras representaba al PJ, comenzó a apoyar a Mauricio Macri en sus propuestas y cuatro años más tarde terminó siendo su compañero de equipo. De esta manera, el juego a ser oficialista y opositor él lo conoce bien ya que lo hizo en el Congreso de la Nación durante los primeros años del macrismo