Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
mascotas

SOCIEDAD

El triste destino de los animales: ¿por qué el abandono de mascotas ocurre más durante el verano?

El médico veterinario, Jorge Romero, explicó a qué se debe esta situación y además, detalló cómo transportar a los perros y a los gatos al irse de vacaciones.

<

El abandono de las mascotas es un tema que, lamentablemente, continúa ocurriendo en la actualidad y el veterinario, Enrique Romero, subrayó que es un hecho que se da con más frecuencia durante el verano. En ese sentido, contó que la Cámara que agrupa a los fabricantes de software vial realizó una encuesta en 1.000 hogares a fin de conocer qué pensaban esas personas sobre el abandono de las mascotas en vacaciones.

Hoy en el noticiero de C5N, el profesional precisó que «el 35% respondió que la gente abandona a los animales en el verano porque no cumplió con las expectativas que tenía el dueño» y lejos de quedarse callado, aseveró que manejarse de esa manera muestra «una crueldad supina sin lugar a dudas». Luego detalló que «un 33% dice que el abandono se debe a las dificultades que implica tener al animal» y agregó que «el 14% restante dice que abandona al animal en el verano porque no lo puede transportar».

«Todo esto a mí me lleva a tener algunas dudas», indicó y remarcó que «en el mejor de los casos, la gente adopta a un animal cuando está de vacaciones y 15 días después cuando vuelve, lo deja en el lugar donde lo había adoptado», que por lo general, es un sitio para veranear. Ante ese panorama, hizo hincapié en que previo a ser adoptado «ese animal ya estaba en situación de calle», que definió como «una situación de semi abandono».

En esa línea afirmó que «yo creo que lo que ocurre a lo largo y ancho del país es que no le estamos pudiendo ganar al crecimiento demográfico de la población canina» y por lo tanto, aseguró que «esa es la realidad». «Si bien pueden ocurrir estos abandonos durante el verano, yo tengo mis serias dudas que esas sean las únicas situaciones en las que la gente deja a un animal», remarcó.

«Y sigo insistiendo con que ese perro semi domiciliado, que sale a las nueve de la mañana, vuelve al mediodía, duerme la siesta, sale de vuelta a las cinco de la tarde, tiene una pésima costumbre», aseveró y explicó que «si es macho sale con los testículos puestos y si es hembra sale con los ovarios puestos». En consecuencia, subrayó que «el cupido del perro existe en todas las partes del país» y detalló que «dos veces por año flecha a la perra y 60 días después aparecen cachorritos que no tienen ningún tipo de destino real».

«Y yo creo que ahí está la clave», marcó y puntualizó que «la clave está en el collar, en la correa», ya que, «los perros no pasean solos», determinó y añadió que otra «clave está en «la castración másiva», pero indicó que «no existen los recursos suficientes ni municipales como tampoco provinciales y nacionales para llevarla a cabo». Por último, volvió a hacer referencia a la encuesta y al hecho de que muchas personas abandonan a su mascota porque no saben cómo transportarla cuando se van de vacaciones.

¿Cómo transportar a una mascota al irnos de vacaciones?

«Primero la ley nacional y también la ley provincial de tránsito deja muy en claro que ni los perros ni los gatos pueden viajar sueltos», recalcó y explicó que «se transforman en un objeto que puede generar daño al propio animal y a terceros». «Por lo tanto, los perros y los gatos viajan siempre en el asiento de atrás», precisó y aclaró que «en el caso de los perros con su cinturón de seguridad».

Además, Romero subrayó que «cada 200 kilometros o cada dos horas, hay que bajar al perro con su correa para que haga sus necesidades» y añadió que «también para que pasee y estire». En cuanto a la alimentación, «lo ideal es que viajen con un ayuno de al menos ocho horas», sostuvo y sumó que «con la indicación del veterinario de confianza, se le puede recetar una medicación por si se marea durante el viaje».

Por otra parte, puso el foco en «no olvidar los certificados de vacunación, el teléfono del veterinario de confianza, el comedero, el bebedero y a lo mejor una porción del alimento que el animal está acostumbrado a consumir» y agregó también «el agua del lugar de donde provenimos». Para concluir acerca del gato, señaló que «viaja siempre en la jaula de transporte sujeta con el cinturón de seguridad»