Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Néstor Kirchner

POLÍTICA

Empresario vinculado al kirchnerismo aparece en un escándalo de corrupción internacional

Secrets Suisse una nueva investigación que debela corrupción a escala internacional.

<


Lobistas investigados por haber cobrado supuestos sobornos de empresas argentinas vinculadas al kirchnerismo que le vendieron maquinaria agrícola al gobierno de Venezuela, montaron un entramado de sociedades en paraísos fiscales, manejaron una cuenta en Suiza e invirtieron fortunas en varias propiedades de lujo en Miami. Roberto Wellisch es el nombre que aparece en la investigación de Secrets Suisse.

Las millonarias comisiones que Palmat International cobró como intermediaria, bajo un acuerdo binacional firmado por Hugo Chávez y Néstor Kirchner, se canalizaron a través de esas jurisdicciones opacas. Hasta ahora, no le han permitido a la Justicia argentina localizar los fondos obtenidos en las intermediaciones bajo sospecha.

El venezolano Francisco Carrasquero y el argentino Roberto Wellisch, los hombres detrás de Palmat, son investigados por la Justicia argentina por haber cobrado un 15% de comisiones en una larga lista de transacciones comerciales que empresas privadas argentinas mantuvieron con empresas públicas de Venezuela. La hipótesis del fiscal argentino Gerardo Pollicita es que esas comisiones, en realidad, eran coimas encubiertas que se repartían entre los funcionarios de ambos países que permitían realizar la operación a través de un fideicomiso bilateral.

Mientras las empresas argentinas firmaban los contratos con los lobistas, Carrasquero, representante legal de Palmat, abría una cuenta bancaria en el Credit Suisse que llegó a manejar US$3 millones, según la información que aparece en la filtración Suisse Secret. A pesar de que el escándalo por el cobro de estas operaciones millonarias se hizo público en 2009, el banco suizo nunca cerró la cuenta, que permaneció abierta por ocho años. Los fondos, que se podrían haber incautado, ahora están invertidos en mansiones en Miami.

Pandora Papers

Wellisch estuvon vinculado también en el escándalo de Pandora Papers. Palmat había montado un entramado offshore entre Panamá y las Islas Vírgenes Británicas (BVI). Comenzó a funcionar apenas diez días después de que los presidentes Néstor Kirchner y Hugo Chávez firmaron un convenio entre ambas naciones.

Investigados por la Justicia argentina por haber presuntamente cobrado un 15% de comisiones de esas transacciones comerciales, el empresario argentino Roberto Wellisch y el venezolano Francisco Carrasquero recurrieron a esas firmas en paraísos fiscales para gestionar fondos millonarios y adquirir inmuebles en Estados Unidos. Según surgió de los documentos que integran los Pandora Papers.

El primer paso ocurrió el 16 de abril de 2004, cuando Palmat Intertrade SA fue registrada en Panamá con apenas USD 10.000. Es decir, apenas diez días después de que Kirchner y Chávez firmaron el “Convenio Integral de Cooperación entre la Argentina y la República Bolivariana de Venezuela”, con el que tomaría forma el fideicomiso bilateral. Según los documentos de Pandora Papers, las acciones pasaron de ser al portador a nominativas en favor de Wellisch y la venezolana Yone Boccardo en 2008.

Palmat Intertrade se convirtió, en los hechos, en la hermana de una firma de nombre muy similar, Palmat International SA, que se había creado en 1989 y que fue la primera firma intermediaria entre las empresas argentinas y las autoridades venezolanas. Así, Wellisch y Carrasquero, primero a través de Palmat Internacional y, desde 2007 con Palmat Intertrade, oficiaron de nexo en esas transacciones comerciales que pronto quedaron bajo sospecha.

Embajada paralela

Desde hace una década, la Justicia federal tiene abierta una causa en la que investiga si los empresarios Roberto Wellisch y Francisco Carrasquero. Entonces, el exembajador argentino en Venezuela Eduardo Sadous había denunciado esta presunta trama de la “embajada paralela” en ese país, señalando al ministerio de Julio De Vido.

Sin embargo, la causa quedó en pausa luego de que los empresarios citados a declarar no reconocieran el pago de coimas y de que Estados Unidos y Venezuela no respondieran los exhortos para dar con los movimientos de dinero de Palmat International. Unas 30 empresas exportadoras contrataron a Palmat para poder vender a Venezuela.