Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Rusia

MUNDO

En medio de los bombardeos: Vladimir Putin pide a Ucrania que dialogue con los separatistas prorrusos

Desde hace dos días, las fuerzas ucranianas y los rebeldes prorrusos están enfrentados en el este de Ucrania.

<

Este viernes, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, pidió a Ucrania que se siente a negociar con los separatistas del este del país, apoyados por Moscú, aludiendo a la creciente tensión en la región y reclamando la aplicación del proceso de paz de Minsk.

En una conferencia de prensa en Moscú, Putin también dijo que Rusia estaba dispuesta a seguir una vía de negociación con la OTAN sobre sus demandas de seguridad, pero que la alianza militar liderada por Estados Unidos aún no estaban de humor para comprometerse con las principales preocupaciones de Moscú.

Desde hace dos días, las fuerzas ucranianas y los rebeldes prorrusos están enfrentados en el este de Kiev, aunque hasta ahora no se ha informado de ninguna muerte. Para Washington y otros aliados occidentales, esta es una escalada que podría formar parte de un pretexto ruso para invadir Ucrania.

Una fuente diplomática con años de experiencia directa en el conflicto describió los bombardeos de los últimos dos días como los más intensos a lo largo de la línea del frente en el este de Ucrania desde que los principales combates allí terminaron con un alto el fuego en 2015.

Rusia niega las acusaciones de Occidente de que esté planeando una invasión y esta semana sostuvo que está reduciendo las fuerzas que tiene concentradas cerca de Ucrania. Los países occidentales dicen creer lo contrario: están llegando más equipos y personal y haciendo los preparativos que normalmente se ven en los últimos días antes de un ataque.

La propia Ucrania ha restado importancia a la probabilidad de que Rusia lance un ataque masivo en breve, lo que a menudo la enfrenta públicamente con sus socios occidentales. Kiev argumenta que las advertencias prematuras de guerra hacen el juego a Moscú al sembrar la alarma y perjudicar la frágil economía ucraniana.

«Nuestra inteligencia ve todos los movimientos que puedan suponer una amenaza potencial para Ucrania. Estimamos que la probabilidad de una escalada a gran escala es baja», expresó el viernes el ministro de Defensa, Oleksii Reznikov, en el Parlamento.