Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Marruecos

MUNDO

Horas decisivas en Marruecos: el dramático rescate de un niño que cayó a un pozo el día martes

Retroexcavadoras y especialistas en rescates están haciendo lo imposible por salvar la vida del menor.

Rayan, un niño de 5 años, tiene conmocionado a Marruecos y al mundo a partir del dramático rescate que decenas de personas encabezan. El menor cayó a un pozo de 32 metros de profundidad y 45 centímetros de diámetro el día martes a la noche, y por su difícil acceso y peligro de derrumbe, estas últimas horas son decisivas para sacar al pequeño sano y salvo. 

Según LN+, Rayan paseaba con su madre en una aldea llamada Ighram, cuando ella lo perdió de vista. Las autoridades, apenas conocieron su caso, rápidamente se movilizaron al predio y empezaron a trabajar. Al constatar que el pequeño estaba con vida, le suministraron agua y comida, además de monitorearlo con una cámara milimétrica para detectar su estado de salud. «Rayan estaba jugando y luego desapareció. Toda la familia se movilizó para buscarlo hasta que nos dimos cuenta de que se había caído al pozo», dijo su mamá.

«Nuestros corazones están con la familia y rezamos a Dios para que vuelva a reencontrarse con sus familiares lo más pronto posible», declaró el portavoz del Ejecutivo, Mustapha Baitas. A su vez, los médicos esperan impacientes el ascenso del niño para realizar las primeras maniobras de reanimación y brindarle la asistencia médica necesaria.

Los trabajadores esperan rescatarlo hoy. En la última actualización, informaron que están a centímetros de llegar a él. Mientras, cientos de personas se concentraron en el lugar para rezar por el pequeño, a pesar del frío que hace en la zona. ”Vinimos a apoyar a los socorristas. Rayan es un niño de nuestra región, rezamos a Dios para que se salve”.

Antecedente

Este caso hace recordar al sucedido unos años atrás en Andalucía, España. Un niño de 2 años, llamado Julen, también se encontraba caminando por una finca de unos familiares el 13 de enero de 2019, cuando cayó a un pozo de 100 metros de profundidad. A pesar del actuar de los rescatistas, tardaron 13 días en llegar y se encontraron con el cadáver del pequeño. La autopsia confirmó que su deceso ocurrió instantes después de su caída.