Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Alberto Fernández

POLÍTICA

La gira «doble filo» de Alberto Fernández: entre alivio a las arcas y tensión política

El Jefe de Estado y su comitiva partió este martes a la noche rumbo a Rusia, China y Barbados.



Este martes alrededor de las 22:30, el presidente Alberto Fernández se subió al avión junto a su comitiva para emprender viaje rumbo a Rusia, China y Barbados en la primera gira del 2022. Envuelto en una coyuntura compleja, el Jefe de Estado y su equipo llevó en su bolsillo una lista con varios ejes a cumplir que podrían significar un alivio para el Ejecutivo, aunque el viaje también podría profundizar tensiones candentes.

La agenda del viaje oficial que durará una semana contempla reuniones directas con el presidente ruso Vladimir Putin y su par chino Xi Jinping, además de una extensa lista de momentos diplomáticos como viaje a sitios y eventos desatacados de ambas naciones, informó Télam. Si bien la intención es fortalecer las relaciones bilaterales con dos de los principales socios comerciales, entre líneas la misión también será buscar financiación externa y fondos frescos que den respiro a las arcas.

El primer encuentro que mantendrá Alberto Fernández será con Putin este jueves. El Jefe de Estado argentina pretenderá avanzar en negociaciones para futuros acuerdos de intercambio comercial, científico y tecnológico. Asimismo, otra de las intenciones principales es acercar posiciones para que conseguir que Moscú ceda una porción de sus Derechos Especiales de Giro (DEG), la moneda del Fondo, que significaría un alivio para afrontar los compromisos con el organismo.

No obstante, en paralelo Argentina afrontará un desafió diplomático, área donde se registran varios antecedentes polémicos por la adopción de posiciones que terminaron con críticas por parte del mundo como ocurrió con el apoyo a gobiernos considerados dictatoriales. En esta oportunidad, el escenario marca que Fernández se reunirá con el presidente ruso en medio de la escalada de tensión entre este país y las potencias del globo por Ucrania.

Desde la Casa Rosada aclararon una y otra vez que el país mantiene una posición neutral respecto al conflicto en la frontera entre Rusia y Ucrania, aunque cualquier guiño a la administración de Putin en ese sentido podría ser leído como un gesto de respaldo. Principalmente, podría traer repercusión en Washington donde se debe terminar de negociar con el Fondo por el acuerdo.

El caso China

Tras su paso por Moscú, la comitiva argentina – que incluye al ministro de Economía, Martín Guzmán- partirá rumbo a China. Allí, Alberto Fernández presenciará la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Invierno, será parte de eventos con otros mandatarios y el domingo a las 0.40 de la Argentina (11.40 hora de China) se reunirá con Xi Jingping.

Respecto al paso por Beijing, la ilusión del Ejecutivo se enfoca en fortalecer vínculos, acuerdos comerciales y, tal como sucede con Rusia, conseguir financiamiento. En este punto, la expectativa posa sobre la posible ampliación de swap (intercambio de monedas para reforzar las reservas locales) y la incorporación de Argentina a la denominada nueva “Ruta de la seda”.

En caso de que esta iniciativa avance, impulsaría el desembarco de fondos millonarios para obras de infraestructura y abrirá juego para ampliar vínculos comerciales con Asia y algunos países e Europa y América que ya se sumaron. No obstante, el lazo cada vez más estrecho entre Argentina y China no genera sonrisas en la Casablanca.

El presidente Joe Biden tildó a China como su adversario global e, incluso, principios de diciembre del 2021 el presidente norteamericano anunció un boicot diplomático a los Juegos, dado que no enviará a ningún representante político al evento donde estará Alberto Fernández. En la misma línea, meses atrás el nuevo embajador norteamericano en Argentina, Marc Stanley, planteó como uno de sus objetivos contener el avance del gigante asiático en nuestro país.