Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Jubilaciones

SOCIEDAD

Las crítica de Graciela Ocaña al Gobierno por las jubilaciones: ¿cuánto perdieron en la época de Macri?

A pesar de las críticas de la dirigente, en la gestión macrista no hubo mejoras en jubilaciones.

<

El entendimiento entre el Gobierno nacional de Alberto Fernández y el Fondo Monetario Internacional (FMI) generó muchas suposiciones en la oposición y, entre tantos pensamientos, salieron a la luz dos que tomaron fuerzas en las últimas horas. Por un lado está la quita de subsidios a los servicios básicos mientras que por el otro aparece un freno a las jubilaciones o un recorte en el caso de que sean de las más elevadas.

Esto no cayó nada bien en Juntos por el Cambio y Graciela Ocaña, diputada de este partido, salió al cruce. En diálogo con LN+, recordó que la vicepresidente, Cristina Fernández de Kirchner, cobra casi 100 jubilaciones mínimas y «ver esta decisión de ella muestra su avaricia porque no tiene necesidad económica de contar con un doble beneficio. Políticamente tampoco corresponde«, según la funcionaria.

Detrás de esto, la dirigente macrista recordó que «un jubilado a día de hoy no llega a $33.000 y quieren recortar más. La canasta básica supera los $70.000» por lo que «los jubilados son los nuevos pobres junto a los niños de la Argentina, los condenan». Sin embargo, los números al respecto no son favorables para su partido puesto que en la gestión de Mauricio Macri hubo un retroceso económico para la tercera edad.

Los jubilados en la época de Mauricio Macri

Entre 2015 y 2019, gran parte de los jubilados quedaron en la línea de pobreza porque sus ingresos no superaron a la inflación y en casi todos los meses no alcanzaron la canasta básica. De esta manera, la tercera edad perdió casi 20 puntos en comparación con la suba de precios, más aún si se compara con los medicamentos que dejaron de recibir parte del subsidio.

En promedio se registró una pérdida del 4,5% interanual aunque en parte del 2019 recibieron una compensación con la reforma previsional que tardó en hacer efecto en el bolsillo de los jubilados porque desde 2017, el aumento del 28,4% en los haberes supero al 24,8% de inflación aunque al año siguiente hubo una diferencia de casi 10% en favor de la suba de precios.