Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
María Eugenia Vidal

POLÍTICA

María Eugenia Vidal más complicada: cuando un exespía admitió el espionaje contra un dirigente

Leandro Araque admitió haber trabajado con Diego Dalmau Pereyra, el exdirector de la AFI durante el gobierno de Mauricio Macri.

<


El exespía de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Leandro Araque, declara hoy ante el juez Ernesto Kreplak por haber investigado al extitular de la Uocra La Plata y dirigente sindical, Juan Pablo «Pata» Medina, en una causa por lavado de activos. Hace casi 5 años, admitió haber hecho informes sobre el domicilio del sindicalista, algo que complica cada vez más a María Eugenia Vidal y a los involucrados en la causa.

«Dependíamos del entonces director de contrainteligencia, Diego Dalmau Pereyra, que es el que nos daba las órdenes a nosotros. Ahora quién le daba las órdenes a él o si eran ocurrencias suyas (la de espiar a Medina) corresponde explicarlo a él. Yo no tengo dudas de que las órdenes venían de arriba, de la cúpula», había dicho antes en declaraciones a la prensa durante 2017, acorde a Télam.

Asimismo, admitió haber recibido órdenes de Diego Dalmau Pereyra, quien era director Operacional de Contrainteligencia cuando la AFI era conducida por Gustavo Arribas y Silvia Majdalani. Las órdenes que cumplió Araque fueron espiar el domicilio de Medina y sacar fotos de la vivienda. No se precisó si hubo más profundidad en el espionaje, es decir, si espiaban los movimientos o si hicieron alguna otra acción.

El exespía aclaró que él podía negarse «a cumplimentar una orden que sea manifiestamente ilegal, no me pueden mandar a robar un auto o violar un domicilio», pero no pedía explicaciones sobre el porqué de las órdenes. El objetivo principal del exintegrante de la causa Super Mario Bross era aportar pruebas suficientes para llevar al dirigente sindical a la cárcel.

Araque está procesado en la causa antes mencionada, basada en la supuesta persecución de empresarios, periodistas, sindicalistas, entre otros. Es uno de los pocos procesamientos que dejó en pie la Cámara Federal porteña con el argumento de que eran agentes que usaban su rol en la AFI para cumplir con sus propios intereses, algo que también salió a la luz cuando se descubrió que el procurador bonaerense, Julio Conte Grand, tenía el teléfono encriptado de la Agencia.

Maniobras de espionaje

La operación contra Medina y otros dirigentes, como Hugo Moyano y Roberto Baradel, se gestó durante varios años entre los principales funcionarios de María Eugenia Vidal y del macrismo. Durante el encuentro de la mesa judicial, según El Intransigente, Villegas le solicita a los empresarios que envíen notas con denuncias contra Medina denunciando aprietes e irregularidades en los movimientos del síndico. “Las presentaciones que ustedes nos hagan a nosotros como instituciones, con eso se le da volumen a una instancia judicial a partir de la cual la fiscal, con todo el soporte de la Procuración general, tienen que estar medidas para generar más volumen y después aprobar esas medidas. Hemos chequeado con la Procuración, con la fiscalía, con el juez que eso va a funcionar…”.

El 26 de septiembre de 2017 detienen a Juan Pablo Medina. El 12 de octubre el juez Armella lo procesó por asociación ilícita, lavado de activos, extorsión e intermediación financiera.  “La única causa que me acuerdo que hicimos y que después termina siendo una causa en serio porque terminó detenido fue el tema, por ejemplo, del ‘Pata’ Medina”, sostuvo Leandro Araque.