Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Tonga

MUNDO

Tras las erupciones volcánicas: la empresa de Elon Musk busca restablecer las conexiones de internet en Tonga

Starlink, una división de la empresa aeroespacial SpaceX, trabaja desde Fiyi para conectar a la isla del Pacífico al mundo.

La empresa de Internet por satélite de Elon Musk está ayudando a restablecer la conectividad en Tonga, en el Pacífico. «Un equipo de SpaceX está ahora en Fiyi estableciendo una estación de enlace Starlink para volver a conectar a Tonga con el mundo», dijo en Twitter el fiscal general de Fiyi, Aiyaz Sayed-Khaiyum.

El único enlace de fibra óptica de Tonga a Internet y al resto del mundo se cortó por una erupción volcánica el 15 de enero, y desde entonces la conectividad ha sido limitada. Starlink es una división de la empresa aeroespacial SpaceX, de Elon Musk, quien también es jefe de Tesla y en enero había dicho en Twitter que su compañía podría ayudar a restablecer la conexión.

La erupción del volcán Hunga Tonga-Hunga Ha’apai provocó un tsunami que destruyó pueblos, centros turísticos y cubrió de cenizas la capital de la nación, de unos 105.000 habitantes, además de cortar el cable de comunicaciones de fibra óptica.

El calendario de los trabajos de SpaceX no está claro, aunque la Fijian Broadcasting Corporation, citando a Sayed-Khaiyum, explicó que los ingenieros operarían una estación terrestre en Fiyi durante seis meses. SpaceX no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios por correo electrónico de Reuters.

No fue posible contactar inmediatamente a la oficina del primer ministro de Tonga y la empresa estatal de telecomunicaciones Tonga Communications Corporation por teléfono o correo electrónico. Los datos de transporte naviero de Refinitiv muestran que el barco de reparación de cables Reliance ha estado cerca de la costa de la isla principal de Tonga durante casi una semana mientras intenta reparar el cable submarino dañado.

Cualquier mejora en las comunicaciones es probable que sea un alivio para los tonganos, que han luchado por mantenerse en contacto con sus familiares en el extranjero y para ayudar a los esfuerzos de recuperación que también se han visto obstaculizados por los confinamientos debido al coronavirus.