Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Argentina

SOCIEDAD

12 de marzo: día del Escudo Nacional Argentino

Nuestro escudo tiene su principio en una resolución adoptada por la Asamblea General Constituyente el día 12 de marzo de 1813 y se decidió por unanimidad de sus miembros.

<

Por Federico Mena-Martínez-Castro

Argentina, el país que habitamos, se identifica como un Estado al que representan, entre otros, tres símbolos que son el Escudo Nacional que hoy recordamos, la bandera y el himno, siendo los dos primeros de carácter visual mientras que el tercero lo hace desde el punto de vista musical poético.

Nuestro escudo tiene su principio en una resolución adoptada por la Asamblea General Constituyente el día 12 de marzo de 1813 y se decidió por unanimidad de sus miembros diciendo: “que el supremo poder Ejecutivo use para sus diplomas y contestaciones oficiales el mismo sello de este cuerpo soberano.

Se conocen tres originales, dos estampados en seco sobre papel en las cartas de ciudadanía de los patriotas Arenales y Olavarría, además de uno en lacre, en el título de ciudadano americano de las Provincias Unidas del Río de la Plata otorgado a don Francisco de Paula Saubidet en 1813. Este escudo es emblema de soberanía y libertad desde aquel lejano 12 de marzo de 1813.

Se conserva en Museo Histórico Nacional y está firmada por el general Carlos María de Alvear. Antes de la sanción legislativa Manuel Belgrano la utilizó como símbolo central de las tropas emancipadoras. Este símbolo patrio que nos distingue fue realizado por un cuzqueño llamado Juan de Dios Rivera que ya había trabajado antes, realizando el sello del Consulado y fue el diputado por San Luis quien lo eligiera.

Lo que en realidad no se sabe a ciencia cierta es si los atributos del escudo fueron proporcionados anteriormente ya sea en forma verbal o en algún dibujo que fuera ordenado previamente, aunque quizá se debió exclusivamente a la inspiración de su autor, pero nada hace sospechar tal aserto. Algunos comentarios aseguraban que dicho símbolo se realizó con la colaboración de Alvear, el arequero Hipólito Vieytes y el tucumano Bernardo de Monteagudo. Todavía se desconoce la fecha exacta en que fuera mandado hacer.

Tanto el sello de la Soberana Asamblea como el del poder ejecutivo tienen parecidos atributos, como el que ostentan las monedas que se acuñaron en Potosí por una resolución del 13 de abril de 1813, donde una de sus caras tiene la imagen del escudo como se lo conoce hoy en día, aunque carece del sol que lo encabeza, mientras la otra tiene el sol incásico que lleva la franja blanca de nuestra bandera. En la parte superior de la elipse los sellos de 1813.

Nuestro escudo pasó por algunas variaciones hasta que por resolución del Superior Gobierno de la Nación en acuerdo general de ministros dispuso en su artículo quinto que “en adelante se adoptará como representación del escudo nacional la reproducción fiel del sello que usó la Soberana Asamblea General Constituyente de las Provincias Unidas del Río de la Plata, el mismo que ella ordenó en sesión del 12 de marzo de 1813 que usase el poder ejecutivo”.   

Podemos inferir que en el simbolismo del Escudo, el azul según algunos autores el campo superior simboliza la verdad, la lealtad, la fraternidad y la serenidad, mientras que en el campo inferior se refiere a la pureza, la hidalguía, la integridad, la firmeza y la obediencia. Las manos entrelazadas simbolizan la unión, y la pica, autoridad, mando, soberanía y dignidad. El gorro frigio representa la libertad, la igualdad y el sacrificio. El sol recuerda al culto incaico, a la majestad y prosperidad de la nueva nación mientras que las ramas de laurel que se encuentra bordeando la elipse simboliza la gloria y la elipse.

La clase política de hoy debiera inexorablemente repasar cuales fueron las consignas que los patriotas de ayer pensaron para designar a la naciente nación, y también cuales fueron sus aspiraciones para conformar una gran nación que, debido a la mala praxis de la dirigencia corrupta no pudo ser.

Argentina por su extensión y sus potencialidades hubo de ser el contrapeso del coloso del norte, los Estados Unidos de Norteamérica.