Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
canasta bàsica

POLÍTICA

Comisarías porteñas: el eje de la nueva pelea entre la Nación y la ciudad de Buenos Aires

Una decisión que el oficialismo tomó en el 2020 ocasionó una disputa entre ambas partes, que sigue hasta el día de hoy.

<


Una pelea más se suma a los clásicos enfrentamientos entre el Gobierno de Alberto Fernández y el liderado por Horacio Rodríguez Larreta. En esta oportunidad, el eje del conflicto son las comisarías de CABA, ya que, según afirmó el periodista especializado en policiales, Rolando Barbano, «hubo una decisión del Gobierno nacional de dejar de recibir presos de la Ciudad de Buenos Aires, con lo cual comenzaron a acumularse en las comisarías porteñas».

Esta mañana en el ciclo Lanata sin filtro en Radio Mitre, el comunicador precisó que «esta madrugada hubo un motín en una comisaría porteña» y remarcó que «esto es algo que no había ocurrido al menos en la última década» porque «la Ciudad tiene un sistema donde si caía alguien preso, se lo derivaba al Servicio Penitenciario Federal», pero indicó que en 2020 esto dejó de ser así por decisión del oficialismo.

En consecuencia, detalló que «esta madrugada en la comisaría de Lavalle 1952, había 22 presos, que hicieron un motín, rompieron candados, tomaron a tres presos de rehenes, los ataron, los agredieron con facas y le impidieron a los policías ingresar a la zona de calabozos durante horas» y recalcó que «lo que ocurría es que sólo había camas para 11».

Finalmente, destacó que «la toma de rehenes se terminó neutralizando» y explicó que «sacaron a todos los presos y los distribuyeron en otras comisarías y alcaldías» e hizo hincapié en que debió tomarse esa determinación a raíz de que «el Gobierno nacional no recibe presos de la Ciudad de Buenos Aires«. Sin quedarse callado, subrayó que «el ministro de Justicia de la Nación es Martín Soria y de él depende el Servicio Penitenciario Federal (SPF)».

«Está Juan Martín Mena (viceministro de Justicia), un ultra kirchnerista, hombre de Cristina. Y la interventora del SPF es María Laura Garrigós de Rébori, fundadora de Justicia Legítima, exjueza, hípergarantista, hípermilitante del kirchnerismo a la cual ahora beneficiaron con un cargo que le queda enorme», agregó en alusión a que la exmagistrada fue nombrada como interventora de la institución penitenciaria.

La pandemia: el punto de inicio del problema que hay hoy en las comisarías porteñas

Frente a ese panorama, marcó que «cuando empieza la pandemia, María Laura Garrigós de Rébori dice nuestros presos van a morir por el Covid, tenemos que sacar presos de las cárceles» y añadió que «cuando empiezan a liberar, dicen no vamos a recibir más presos de la Ciudad de Buenos Aires». «Así empieza a crecer la cantidad de detenidos en la ciudad de Buenos Aires», aseguró. 

Por lo tanto, resaltó que «hoy hay 802 presos, lo que se traduce en una superpoblación del 130% en las comisarías porteñas que no están preparadas para alojar detenidos», ya que, «no están preparadas para tener calabozos, solo pequeños lugares de alojamiento porque se las considera lugares de tránsito», explicó y sumó que en el territorio bonaerense se da la misma problemática, debido a que «tiene 4547 detenidos, es decir, una superpoblación del 225%».

El Gobierno porteño recurrió a la Justicia

Ante esta situación, Barbano relató que «el Gobierno porteño recurre al Ministerio Público de la defensa de la Ciudad de Buenos Aires y presenta un hábeas corpus ante la justicia porteña» y señaló que «este hábeas corpus llega a la jueza Carla Cavalieri que en agosto pasado le ordena al SPF que reciba 100 presos por semana a noviembre de 2021».

No obstante, afirmó que «Garrigós de Rébori no recibió a ninguno, dice que tiene al Servicio Penitenciario al 94% de su capacidad», pero el periodista aseveró que «le quedan 708 plazas libres que no quiere llenar». «Como no respetaron este fallo judicial, la Ciudad de Buenos Aires denunció ante la Justicia Federal a Garrigós de Rébori por desobediencia y por violación a los deberes de funcionario público». Por último, recordó que «ella lanzó un comunicado a fines del año pasado donde plantea que hay un ánimo punicionista en la Ciudad de Buenos Aires y que CABA no está preparada para frenarlo».