Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Ucrania

MUNDO

Cómo fueron los vuelos solidarios que rescataron 230 ucranianos de Polonia y los llevaron a España

Los detalles de una operación, a la que Enrique Piñeyro, su ejecutor, definió como «desgarradora».

Más de 2.5 millones de personas se vieron obligadas a abandonar Ucrania a raíz de la invasión rusa, que comenzó el 24 de febrero pasado. En ese marco, Enrique Piñeyro, empresario filántropo, contó como fue sacar a 230 ucranianos de Polonia para llevarlos a los centros de acogida en las ciudades de Madrid y Barcelona, España en vuelos que se organizaron de forma solidaria.

Esta mañana en diálogo con Eduardo Feinmann, que conduce Y Alguien tiene que decirlo en Radio Mitre, el entrevistado explicó que «la operación fue muy caótica en el embarque» al tiempo que aclaró que «es algo que suele ocurrir en estas situaciones». «Después siempre hay algo que se repite en el despegue y es que se da una especie de suspiro, de alivio colectivo», resaltó.

En esa línea indicó que «nosotros estamos acostumbrados a sacar refugiados que se quieren ir desesperadamente del lugar donde están», pero subrayó que «acá ocurría lo contrario, gente que no se quería ir del lugar donde estaban y que estaban siendo separados probablemente de sus padres, de sus maridos. Y en general, eran mujeres y niños».

«Cuando pisaron Barcelona, yo bajé para hacer la inspección exterior del avión porque seguíamos a Madrid y me encuentro con un chico de 12 años llorando desconsolado y la madre tratando de contenerlo, veo que la madre se quiebra y empieza a llorar peor que él», relató y aseguró que «era tan desgarrador la verdad ver todo eso» porque «vos te ponés a pensar que cosas que ellos daban por sentado, como las damos hoy nosotros, cambiaron completamente en cuestión de días».

«Pasan a estar en España, un país extraño para ellos con un idioma que no hablan», marcó y en consecuencia, manifestó que «sentí que fue muy bueno porque lo pudimos hacer, pero también fue tremendamente triste y desgarrador que tuvimos que hacerlo». Acerca de cómo sigue el itinerario, precisó que «el 21, 22 y 23 de marzo tenemos tres vuelos más» y recordó que «son 2 millones los desplazados».

Sobre cómo llegaron los primeros 230 refugiados a subirse a esos vuelos, Piñeyro detalló que «fue gracias a Open Arms, que saca a la gente que se está ahogando y de la que muchas veces los Estados no se hacen cargo» por lo que organizaciones como estas «se hacen cargo de las tareas de asistencia, de salvataje de los refugiados».

«Y se fueron eligiendo con criterios de necesidad que siempre son arbitrarios», admitió y recalcó que «vos tenés 2 millones de refugiados y tenés que elegir 230, algo arbitrario vas a hacer». Sobre los escogidos, indicó que «eran mujeres con niños y ancianos». Frente a ese contexto, hizo hincapié en que «vi escenas que pensé que pertenecían a una época que ya había sido superada» en referencia a la Segunda Guerra Mundial.

Acerca de dónde se hospedan los refugiados cuando llegan a España, resaltó que «mucha gente que conozco abrió las puertas de sus casas y acogió gente». Además, precisó que «hay centros de acogida» y remarcó que «hay alcaldes que movilizaron la ciudad para recibir inmigrantes» y por lo tanto, destacó que «acá la solidaridad fue impresionante».