Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
soledad acuña

POLÍTICA

De «perder» alumnos a querer darles clases bilingües: el cambio de postura de Soledad Acuña

La ministra de educación de CABA quiere revertir su imagen tras cuestionar a los alumnos.

<


La pandemia del Covid-19 trajo consigo una serie de problemas dentro de la sociedad. Uno de los temas más delicados para el Gobierno es la cantidad de alumnos que abandonaron las clases frente a la educación virtual, algo que a día de hoy no parece haberse solucionado. Sin embargo, en la Ciudad de Buenos Aires decidieron abrir escuelas bilingües a pesar de que todavía no tienen un plan para la recuperación de los estudiantes.

La ministra de educación de CABA, Soledad Acuña, anunció que crearon «seis escuelas públicas bilingües porque nuestra responsabilidad como Estado es brindar siempre una educación que prepare a los chicos para los desafíos del futuro«. Sin embargo, esta medida es totalmente opuesta a sus anteriores declaraciones sobre los jóvenes que abandonaron sus estudios.

En aquel momento, la funcionaria aseguró que los chicos que abandonaron el colegio «seguramente estarán perdidos en una villa o ya cayeron en actividades del narcotráfico». En vez de buscar un método para que vuelvan a las aulas y conocer las causas de por qué abandonar sus estudios, cuestionó. Ahora piensa en la enseñanza en dos idiomas cuando cerca de 1.000.000 de alumnos abandonaron las clases.

Los problemas de la educación en CABA

Durante las últimas semanas, justo antes del inicio de clases en la Ciudad de Buenos Aires, numerosos reclamos llegaron contra Horacio Rodríguez Larreta. La gran denuncia de los vecinos es que el gobierno porteño no invirtió en educación. A pesar de esto, las clases comenzaron igual aunque con algunos antecedentes negativos para los funcionarios.

Primero se descontó los días no trabajados por padecer Covid-19 a los profesores, luego se quiso cerrar una escuela para sordos y se cayó el techo de un colegio. Además, se cuestionó la manera en la que los niños volvieron a las aulas y los docentes exigen mejores condiciones. En este contexto y con una clara desinversión en el área, Larreta decide abrir seis escuelas bilingües más allá de los inconvenientes que todavía no mejoró.